Nyno Vargas
Nyno Vargas - ABC

Nyno Vargas: gitano, reguetonero y empresario de éxito

El artista ha incorporado el reguetón y otros elementos de la escena urbana para trazar una carrera de éxito, que ahora vive un nuevo capítulo con el disco «Dicen de mí»

Actualizado:

Nacido en el barrio de Las 613 en Burjassot (Valencia), en el seno de una familia gitana, Nyno Vargas creció rodeado de flamenco. De ahí que sus primeros años transcurrieran más cerca de Camarón que del hip hop. Pero fue en su adolescencia cuando, aún con la mirada puesta en el fútbol (tres equipos profesionales quisieron ficharle), descubrió el rap tras robarle el MP3 «a un chavalito del barrio», recuerda. «Tenía un tipo de música que no conocía. Era fan de Camarón, y a partir de ahí quise ser rapero». Desde entonces, Vargas ha incorporado el reguetón y otros elementos de la escena urbana para trazar una carrera de éxito, que ahora vive un nuevo capítulo con el disco «Dicen de mí».

—¿Qué es lo más disparatado que se ha dicho de usted?

—Se han dicho muchas cosas, y hubo algunas que se fueron de las manos. Por ejemplo, cuando dijeron que me habían matado, que mi vecino me había apuñalado 64 veces. Lo mejor es que salió en los periódicos.

—¿El español está desbancando al inglés como lenguaje del pop?

—Sí. Hace años los artistas españoles no hacían más que cantar en Inglés, y en las radios y las televisiones es lo que se apoyaba. Gracias a los artistas latinos, ahora hasta los artistas norteamericanos cantan en castellano.

—¿Ha visto de los debates sobre el «anti-gitanismo» de Rosalía?

—En el flamenco son muy puristas. Rosalía es flamenco, y ha sabido fusionar todo lo que hace hasta llevarlo a un punto que nadie se esperaba. Si hubiera seguido haciendo el flamenco que todos conocemos no habría conseguido todo lo que ha conseguido. Al final ha hecho que gente de todo el mundo ponga el ojo en España, y eso es bueno para todos los artistas. ¡Olé por ella!

—¿Alguna vez ha recibido críticas de gitanos por la música que hace?

—Siempre habrá gente que hable, pero la verdad es que siempre me han apoyado y han mostrado admiración hacia mi trabajo.

—Tiene varias marcas asociadas a su nombre. ¿Qué tal funcionan?

—¡De lujo! Acabo de grabar un spot en París para mi marca de colonia. Estoy creando una de ropa, y después de lo bien que nos fue con el vino azul (cien por cien ecológico), estamos desarrollando un ron, «Capitán Vargas».