Nora Norman: «Cantar me ayuda a ordenar todos los miedos y conceptos que tengo en la cabeza»

La cantante clausuró el pasado jueves la Ruta Firestone 2018 con un concierto en el taller First Stop de Madrid

MadridActualizado:

Nora Norman (Sabadell, 1992) es una de las jóvenes promesas de la escena musical en España. La cantante, que concedió el pasado jueves un concierto para clausurar la gira Ruta Firestone 2018, repasó buena parte del repertorio de su disco «Chaos» (Gran Sol, 2018) para el público reunido en el taller First Stop de Madrid. Antes del recital, conversó con ABC, y explicó el título de su trabajo: para ella, en «el caos hay contenido», y por eso tiene cosas que contar.

Ha llamado a su disco «Chaos». ¿Por qué?

Por varios motivos. Creo que era el título más adecuado, porque soy un pequeño desastre andante, y también porque en todas las canciones estoy hablando sobre mí misma, sobre los miedos que se tienen y las limitaciones que en principio no quieres aceptar, pero que vas aceptando poco a poco. Es un disco de autoaceptación, y una manera de decir que en la imperfección está el crecimiento constante de una persona.

¿Cree que ser un desastre le ha llevado a hacer música?

Puede ser. Dentro del desastre, del caos, hay un cierto orden. Dentro del caos hay contenido, y por eso tengo cosas que contar, supongo. Si tuviera una vida monótona, rutinaria y plana, no tendría nada que contar. Ni a mí misma, ni a los demás.

¿Cantar le sirve para poner las cosas en orden?

Completamente. La uso como una herramienta de expresión, y para ordenar todos los conceptos, ideas, miedos y preguntas que tengo en la mente.

¿Desde cuándo le interesa la música?

Desde pequeñita, lo único que hacía era cantar y escuchar música, repetir aquellas canciones que encontraba en casa de mis padres, que escuchaba en el coche o en el salón de casa. Siempre es lo que más me ha aportado en la vida, y lo que me ha hecho desconectar de la realidad y transportarme a un lugar idílico.

¿Eso es lo que siente cuando canta?

Cantar es como un viaje. Me olvido de todo lo que me rodea, y lo único que siento es emoción, adrenalina, nervios, miedos y felicidad, sobre todo. Felicidad sería el compendio de las emociones anteriores.

¿Cómo llevó mudarse de Barcelona a Madrid?

Difícil. Salí del nido, y fue un paso grande para mí. Acepté que quería hacer música y dedicarme plenamente a ella, arriesgándolo todo. Se hace un poco cuesta arriba, hasta que te adaptas y te das cuenta de que tienes a un grupo de personas a tu alrededor que te apoya y que va a estar ahí para ayudarte en todo lo que pueda. Es muy importante.

¿Por qué se decantó por un estilo de música?

Siempre me llamó la atención el soul, el funk, la música negra. A la hora de componer, sale de forma natural y orgánica. No es algo planeado, no pienso si voy a hacer una canción de este u otro estilo. Compongo lo que sale de dentro, sin hacer caso a las etiquetas.

¿En qué está trabajando ahora?

En muchos temas. Toda vivencia me aporta algo para seguir componiendo, trabajando y, sobre todo, creando. Me gustaría retomar la pintura y la moda, que tenía un poco apartadas.

Quiere que todas sus inquietudes convivan.

Sí. Me estoy centrando en ello ahora mismo, en encontrar el hilo conductor de esos otros aspectos con la música.