La música death metal insufla alegría, no violencia: «Sus fans son buenas personas»

Un experimento de la Universidad de Macquarie de Sidney demuestra que los deathmetaleros no son más insensibles que los aficionados a otros géneros musicales

Actualizado:

«El rock es una señal sonora y electrónica que induce a la violencia», rezaba la mítica frase de Jorge Martínez de Ilegales. Sea cierta o no, lo que sí se sabe es que con el death metal ocurre justo al contrario: inspira alegría y no violencia, según un estudio de la Universidad Macquarie.

Por muy espantosas que sean las letras, incluso haciendo apología del canibalismo, nada de esto hace que los fans de este género sean insensibles a la violencia o más insensibles que los que escuchen cualquier tipo de música, según una de las conclusiones psicológicas realizadas por el laboratorio de la música de esta universidad y que han sido publicadas en la revista «Royal Society Open».

«Los fans del death metal son buenas personas», afirma el profesor Bill Thompson de esta universidad radicada en Sidney a la BBC, que comenta, además, que en los conciertos los espectadores «no van a hacer daño a alguien».

El experto explica que la música tiene unos efectos psicológicos paradójicos puesto que hay muchas personas que «disfrutan de la música triste: ¿queremos estar tristes? Lo mismo puede pasar con la música con temas agresivos o violentos. Para nosotros es una paradoja psicológica».

El experimento sobre el death metal se realizó sobre 32 seguidores del género y 48 que no, y les pusieron este y otros estilos musicales mientras veían imágenes desagradables. El investigador principal, Yanan Sun, explica que el objetivo del experimento era medir cuánto percibían las escenas violentas los cerebros de los participantes y comparar cómo su sensibilidad se veía afectada por el acompañamiento musical. Y los fans del death metal demostraron estar al mismo nivel de sensibilidad que cualquiera.

La BBC ha preguntado a la banda Bloodbath que le parecen los resultados del experimento, porque precisamente les utilizaron a ellos como exponentes del género: «La mayoría de los fanáticos del death metal son personas inteligentes y reflexivas que simplemente sienten pasión por la música. Es el equivalente a las personas que están obsesionadas con las películas de terror o incluso con las recreaciones de batalla. Las letras son una diversión inofensiva, como demostró el estudio».

El profesor Thompson dijo que los hallazgos deberían transmitir tranquilidad a los padres o grupos religiosos, porque sus fans no van a dejar de ayudar a alguien que se encontrara herido en la calle o, al menos, esto no sería derivado de la escucha de Cannibal Corpse o Sepultura. Por otro lado, hay que decir que la investigación sí ha encontrado alguna evidencia de esta insensibilizacíon en personas que juegan mucho a videojuegos violentos. Pero la música, al parecer, es diferente. «La respuesta emocional dominante a esta música es la alegría y empoderamiento», dice el profesor Thompson a la BBC. «Creo que escuchar esa música y transformarla en una hermosa y emancipadora experiencia es algo increíble».