Paul Anka, durante un concierto en 2014 en Barcelona
Paul Anka, durante un concierto en 2014 en Barcelona - Efe

El día que Michael Jackson le robó una canción a Paul Anka

MadridActualizado:

El 12 de octubre de 2009, casi cuatro meses después de la muerte de Michael Jackson, Columbia Records (perteneciente a Sony Music) anunció un single «nuevo e inédito» del cantante, titulado «This is it». Esa mañana, mientras el mundo disfrutaba de la canción, Paul Anka traba de recuperarse del disgusto.

El tema había sido compuesto por ambos en 1983 (con el título de «I never heard»), por lo que no era original. Ni siquiera inédito, pues en 1991 lo había grabado la artista puertorriqueña Sa-Fire. Pero lo peor de todo es que su nombre no figuraba en los créditos, lo que significaba cero ingresos por su trabajo.

Indignado, Anka decidió contar cómo había sucedido todo en una entrevista que, curiosamente, no trascendió demasiado. «La grabamos en mi estudio de California, pero no llegamos a lanzarla. En algún momento Michael se llevó las cintas del estudio sin mi permiso, y decidí llamar a sus abogados y decirles que los demandaría si no se me las devolvían».

La amenaza surtió efecto y Michael decidió dárselas, pero antes hizo una copia que, años más tarde, se convertiría en «This is it». Fue entonces cuando Anka se vio obligado a volver a pedir explicaciones. «Llamé a su familia, todo quedó «aclarado» y los administradores de los bienes de Jackson decidieron otorgarle el 50 por ciento de los derechos de autor de la canción. No estuvo bien lo que hizo, pero ya le he perdonado y está todo arreglado. Ellos también supieron disculparse», dijo el legendario crooner, dando una impresionante lección de humildad y generosidad. Y es que en la industria de la música se pueden dar muchas puñaladas traperas. Pero no a Paul Anka.