Fher, cantante y líder del grupo mexicano Maná, durante un concierto. Julián de Domingo

Maná: «Cuando venimos de gira a España lo pasamos como niños en una dulcería»

MADRID. A. R.
Actualizado:

El cuarteto mexicano Maná, quizá el más destacado representante del rock latino en todo el mundo, entrará este mes en el estudio para grabar lo que será su próximo álbum, que saldrá al mercado en primavera. Fher, cantante y líder de una banda que integran también Juan Calleros (bajo), Sergio Vallín (guitarras) y Álex González (batería y percusiones), afirma a ABC que la formación se ha pasado todo el 2001 preparando un trabajo en el que exploran «otros caminos musicales». «Paramos todos los conciertos para darle duro a este nuevo disco. Tenemos unos 35 temas, de los que finalmente cogeremos entre doce o catorce», anunció.

En plena fase terminal de la preproducción, Fher adelantó que en el próximo compacto se decantarán por los géneros mexicanos, por la ranchera en su forma literaria y musical, sin perder por ello de vista la ensalada de sonidos que ha promovido siempre Maná. «Partimos del rock de los años sesenta y setenta, con esencia y mucha propuesta, de grupos como Rolling Stones, The Who, Queen, Police o Jethro Tull, que luego mezclamos con Bob Marley, Celiz Cruz, Carlos Santana o Ruben Blades. A partir de ahí se ha ido conformando la ensalada de sensaciones sonoras de la banda».

Igual que en otros momentos se han decantado por las melodías caribeñas, ahora han preferido hacerlo por las de su propio país. «Es muy divertido llevar a cabo este tipo de experimentos». La banda ha publicado recientemente en España un pack, titulado «100% Maná» (Warner Music), que incluye cuatro de sus títulos, «Falta amor», «Dónde jugarán los niños», «Cuando los ángeles lloran» y «Sueños líquidos», con un total de 47 canciones. «Con este recopilatorio intentamos que el público español conozca a Maná en su contexto completo». Confiesa que ama profundamente España y que aquí, cada vez que han venido de gira, «lo hemos pasado como niños en una dulcería».

Al ver reunido su labor de varios años, Fher dice sentir «mucho gusto». Según manifiesta, cada uno de los discos posee su propia personalidad. «Aunque hayamos seguido una línea de estilo concreta, una manera instintiva de componer, con cada uno de ellos hemos intentado evolucionar». Es una evolución no tanto teórica como visceral, «que responde a los instintos de las tripas».

Quizá no se pueda trazar, a juicio de Fher, una línea recta entre todos los trabajos, porque en cada momento han ido absorbiendo nuevas influencias, distintos conceptos musicales, pero sí es posible hallar la columna vertebral que los une.

En la actualidad, Maná es un cuarteto de referencia para todos los públicos, cuyas composiciones gustan por igual a los jóvenes como a los adultos. «No somos un grupo juvenil. En nuestros conciertos encontramos chavos y también mayores», declara Fher, que recuerda que recientemente han participado en una grabación de homenaje a Pablo Milanés junto a diversos artistas españoles. 

Con más de quince años de trayectoria y más de trece millones de discos vendidos en todo el planeta, Maná se hizo popular en España tras la aparición de «Sueños líquidos», un trabajo que contiene éxitos como «Chamán», «Cómo dueles en los labios», «Cómo te extraño corazón»  o «En el muelle de San Blas». Después aparecerían la antología «Todo Maná» y, meses más tarde, «Maná: MTV Unplugged», de los que facturarían cientos de miles de copias.

Desde hace varios años, Maná, que en sus canciones no renuncia a mostrar su compromiso fundamentalmente ecologista, financia la Fundación Selva Negra para la protección de la tortuga marina en el Pacífico mexicano. Ya han lanzado al mar unas 200.000 crías de este animal en vías de extinción. Siempre se han declarado contra los regímenes totalitarios -«a los dictadores hay que castigarlos porque es la única manera de superar el pasado»- y contra los conflictos bélicos -«¿cómo es posible que para defender una idea haya que matar a otros semejantes?-