La cantante Malú, desatada durante uno de sus conciertos recientes
La cantante Malú, desatada durante uno de sus conciertos recientes - ABC

Malú: «Me moriría si no tuviera el escenario»

Este fin de semana, la cantante tiene una cita doble con su ciudad, Madrid, en la última parada nacional del «Oxígeno Tour»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El «Oxígeno Tour» de Malú acaba de sumar once nuevas ciudades a su agenda: Sevilla, Logroño, Marbella (Starlite Festival), Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Alicante, Pamplona, Gijón, Sancti Petri, Mérida y Córdoba. Todo eso pasará ya en 2019, a su regreso de la gira latinoamericana, que la llevará en marzo a México, Chile y Argentina. Pero antes tiene una cita especial, una cita doble con su ciudad, Madrid, en la última parada nacional del tour.

Sus conciertos siempre son un gran espectáculo. ¿Cómo ha hecho para subir la apuesta, una vez más?

Arruinándome por completo (risas). Me he vuelto loca. A mí me encantan los «shows», y toda mi vida he invertido mucho en ellos. Crear «show» me fascina. Me encanta la parte creativa de los discos, porque ahí saco todo lo que llevo dentro. Pero hay otra parte creativa, la del directo, que también disfruto muchísimo, porque me lo hago yo, me lo monto yo, lo muevo todo yo… Me falta levantar los trusses (las estructuras de aluminio). Tengo la ilusión de que cada «show» sea diferente, porque si no consigues eso, la rutina te mata.

Se diría que ante la típica pregunta de «¿prefiere estudio o escenario?», respondería escenario.

Haber estado dos años encerrada en un zulo ha sido mortal, y también fascinante. Pero yo necesito subir a los escenarios, yo tengo mucha adrenalina que soltar. Si no, me moriría (risas).

«Cantaré», de su nuevo disco, parece hablar de su propia carrera.

Esa canción habla de esa niña que dejas, que abandonas hace veinte años para crear y salir adelante en el mundo en el que te has metido, y para crecer de una forma muy, muy rápida. «Cantaré» habla de una reconciliación con esa niña, de darle la mano para que se venga conmigo y le enseñe todo el camino de este oficio, pero sólo la parte chula.