Rosalía, durante su actuación en la pasada gala de los Goya - RAÚL DOBLADO

Locura por Rosalía en Estados Unidos: cuelga el cartel de «no hay billetes» en minutos

Ante la expectación creada, actuará una segunda noche en el remozado Webster Hall de Nueva York

Nueva YorkActualizado:

Hace un año, Rosalía se presentaba en Nueva York como una de las voces renovadoras del flamenco. Fue un concierto íntimo, con la sola compañía en la guitarra de Raúl Refree, el productor de «Los Ángeles», un álbum de versiones de flamenco añejo con el que la cantante se dio a conocer. Era dentro de la programación del Flamenco Festival de Nueva York, en un recinto coqueto, Joe’s Pub, donde entran menos de doscientas personas. La sala estaba llena y fue un recital delicioso, pero Rosalía era todavía una desconocida para el gran público, incluso en España. Desde entonces, su carrera artística ha dado un vuelco, convertida en un fenómeno musical, social y estético tras el éxito de su siguiente disco, «El mal querer». Rosalía es hoy un referente «pop» en España y su éxito, un terremoto en el mundo del flamenco –y alrededores–, cuyos temblores han llegado a esta orilla del Atlántico.

Ayer, las entradas para su gira estadounidense se agotaron en minutos. Rosalía anunció los conciertos en un mensaje en Twitter el pasado martes, con paradas en Los Ángeles (17 de abril), San Francisco (22 de abril), Nueva York (30 de abril) y Toronto (2 de mayo). Ante la expectación creada, se anunció una fecha adicional en Nueva York (29 de abril), donde la estrella catalana formará parte del Red Bull Music Festival. Estrenará la nueva versión del Webster Hall, una sala de conciertos del East Village venida a menos y que acaba de ser renovada por sus nuevos dueños. Patti Smith toca allí dos noches justo después de Rosalía.

Las entradas salieron a la venta a las diez de la mañana y se esfumaron en cuestión de minutos. El Webster Hall tiene una capacidad de unas 1.400 personas. Parte de las entradas salieron en una preventa organizada el jueves, pero quedaba buena parte del aforo. Las redes sociales se llenaron de quejas de incondicionales de Rosalía: todo apunta a que los especialistas en reventa hicieron su agosto, ya que inmediatamente después había muchas entradas disponibles en plataformas como StubHub. Eso sí, en lugar de 40 dólares, al cierre de esta edición la entrada más barata ya costaba 150 dólares. Algo similar ocurrió en los shows de Los Ángeles y San Francisco, donde las entradas volaron en minutos.

«El mal querer» fue muy bien recibido por la crítica estadounidense y Rosalía empezó a ser un nombre conocido tras su participación en los Grammy latinos del año pasado, donde ganó dos premios e interpretó su canción más conocida, «Malamente». Las colaboraciones con artistas como J Balvin, James Blake o Pharrell Williams también han contribuido a relanzar su perfil en EE.UU. Tanto que el mes que viene, antes de los conciertos de su gira, actuará en los festivales Coachella y The Water Festival.