El músico Kiko Veneno durante una actuación
El músico Kiko Veneno durante una actuación - ABC

Kiko Veneno: «Para ser anticapitalista hoy hay que ser un poco imbécil»

El músico también ha afirmado que el dinero es «una de las cosas más bonitas y sagradas que existen»

Actualizado:

El cantante y compositor Kiko Veneno hizo un alegato el pasado miércoles, día 18 de julio, en favor del valor comercial de la música. El artista declaró que para ser anticapitalista en la actualidad hay que ser un poco «imbécil».

«El dinero es una de las cosas más bonitas y sagradas que existen», señaló durante su participación en el encuentro «Tres generaciones de música pop española», de los cursos de verano de la Universidad de Málaga.

El músico, nacido en Figueras (Gerona) pero instalado desde muy joven en Andalucía, revolucionó en 1977 el panorama nacional con el álbum «Veneno», junto a los hermanos Amador. También es el creador de «Volando Voy», popularizada por Camarón de la Isla. Ahora prepara un disco con el cantautor uruguayo Martín Buscaglia, con el que ya trabajó en «El Pimiento Indomable». Se trata de un nuevo proyecto rico en sonoridad y en el que pretende fusionar ritmos con la intención de que la música popular «gane la batalla a la vulgaridad».

A diferencia de otros autores, Kiko Veneno afirma que carece de faceta culta, y que cuenta sólo con la popular. Y es que, según asegura, su propósito es hacer canciones «sencillas» y valorar la complejidad de la vida mediante fórmulas accesibles: «Hay que priorizar la calidad sobre la cantidad de las palabras a través de mensajes menos formales y rutinarios».

En este sentido, el músico ha llevado a cabo una reivindicación de la música «alegre y participativa, que hace bailar y convierte la vida en más festiva» como uno de los aspectos que más le interesan de su trabajo.

El artista, cuyos referentes son Jimi Hendrix, John Lennon y Bob Marley en el campo internacional, también muestra predilección por grupos y artistas nacionales como Los Brincos, Paco Ibáñez y Camarón. Veneno ha declarado, además, que antes pensaba que el mensaje más importante dentro de una canción se encontraba en la letra. Sin embargo, ahora piensa que la música lo supera, porque es más «abstracta».

Por otra parte, el artista reconoció que, después de su éxito inicial con «Veneno», se quedó «desasistido y fuera de contexto» durante la época de la Movida, con sonidos más sintetizados. Esta etapa se prolongó durante quince años hasta que en 1992 resurgió como compositor en el álbum de Camarón «La leyenda del tiempo».