Joan Manuel Serrat, en una imagen de 1974
Joan Manuel Serrat, en una imagen de 1974 - ÁNGEL CARCHENILLA

Joan Manuel Serrat, los 75 años de un símbolo de libertad

El «noi de Poble Sec» nació el 27 de diciembre de 1943 en Barcelona, ciudad en la que la pasada semana interrumpió un concierto después de que un espectador, animado por las soflamas independentistas, le exigiera que cantara en catalán

MadridActualizado:

Aunque Joan Manuel Serrat lleva décadas cantando «Ara que tinc vint anys», son 75 años los que cumple hoy, un aniversario que le llega en plena gira por escenarios de un mundo que ha cambiado mucho desde que comenzó: de ser censurado por cantar en catalán ha pasado a ser señalado por no hacerlo.

[Serrat interrumpe un concierto en Barcelona para reprender a un espectador que le pididó que cantara en catalán]

«Ara que tinc vint anys», su segundo disco, apareció en 1966 y desde entonces ha estado adaptando su letra al paso del tiempo: «Llevo 20 años diciendo que hace 20 años que digo que tengo 20 años. Ahora estoy preocupado por saber cómo la voy a titular cuando cumpla 80 años», dijo en un concierto en Madrid.

Todavía le queda tiempo para afrontar este asunto, porque Serrat no se retira, aunque dos hechos hayan llevado a pensar a algunos lo contrario, al anticipar tres años la cifra redonda del 50 aniversario de «Mediterráneo» con la gira en la que está inmerso, o la reciente publicación de dos volúmenes antológicos con su discografía.

Nacido en Barcelona el 27 de diciembre de 1943, Serrat creció en el barrio obrero del Poble Sec. Estudió el Bachiller Laboral Superior en Industria Minera de la Universidad de Tarragona, en la modalidad de tornero fresador, y se diplomó en 1966 en la Escuela de Peritos Agrícolas con Premio Extraordinario. Durante esos años, formó un grupo musical con tres compañeros con los que recorrió Cataluña. Y así comenzó su carrera.

Hoy cumple 75 en medio de la gira «Mediterráneo da capo», con la que rememora una canción que tiene 47 años. Porque hablar de Serrat es hablar de «Mediterráneo», el tema que en 1971 le catapultó a la fama, aunque ya era un símbolo de la libertad, tanto en España como en Iberoamérica.

Y es que su designación en 1968 como representante de España en Eurovisión marcó un antes y un después en su carrera, porque su empeño en cantar en catalán le costó que le vetaran durante cinco años en la televisión y radio oficiales. Curioso que, cincuenta años después, haya sido noticia por interrumpir un concierto en Barcelona porque un espectador le gritó que cantara en catalán.

Serrat pidió a esta persona del público que le dejara hacer su espectáculo como estaba diseñado y le dijo que creía que llevaba más tiempo que él trabajando por Barcelona. Además de explicarle que era la primera vez que le decían algo semejante en todos los espectáculos que había dado por el mundo.

El cantante ha mostrado públicamente su opinión contraria a cómo se formuló el referéndum de independencia en Cataluña, pero también contra el encarcelamiento de políticos catalanes, entre ellos, el diputado Raül Romeva, al que visitó en junio en prisión. Y, aunque en una reciente entrevista con Efe se mostró confiado en que la situación en Cataluña «no explotará», no duda en señalar que esta Comunidad Autónoma representa «un ejemplo clarísimo del fracaso de la política».

[La reacción de Serrat, medicina contra la intolerancia]

Sus últimos conciertos de este año han sido en el Auditori de Barcelona con esta gira que retomará el próximo 11 de enero en Canarias y que le llevará después a República Dominicana, Puerto Rico, México y Estados Unidos, entre otros países.

Queda lejos su primera gira por Iberoamérica, que emprendió en 1969, aunque fue en 1975 cuando decidió exiliarse en México. Muerto Franco, se le concedió una amnistía y llegó a España el 20 de agosto de 1976 en medio de un recibimiento multitudinario.

Serrat, que ha puesto voz y música a Antonio Machado, Miguel Hernández o León Felipe, ha publicado más de treinta álbumes. Es Caballero de la Legión de Honor de la República Francesa y tiene, entre otros muchos reconocimientos, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la Encomienda del Mérito Civil y el galardón de Honor de los Premios de la Música.

Y, aunque mañana no tendrá concierto, al «noi del Poble Sec» ya le cantaron el «cumpleaños feliz» el pasado 18 de diciembre en la actuación que ofreció en el Auditori del Fórum de Barcelona.

[Serrat y la berza identitaria; por Luis Ventoso]