Jesse & Joy: «La muerte de nuestro padre hizo que grabáramos el último disco a flor de piel»

El dúo mexicano pasa por Barcelona y Madrid con su gira «Un besito más»

Actualizado:

Jesse & Joy llevan por bandera el lema de que todas sus canciones son homenajes al amor, y esa azucarada filosofía de trabajo los ha llevado bien lejos: seis Grammy latinos (más nueve nominaciones) y uno estadounidense avalan su carrera, iniciada allá por 2005. «Ese éxito viene por nuestra obsesión por intentar satisfacer a los fans, pero también a nosotros mismos. Cuando se nos eriza el pelo, los dos sabemos que vamos a conectar con mucha gente», dice Joy.

Su último disco, sin embargo, está marcado por la tragedia. Titulado «Un besito más», fue grabado tras una pérdida muy dolorosa. «Sí, la muerte de nuestro papá hizo que la grabación estuviera muy cargada de emociones, muy a flor de piel. Por eso, la canción que estaba inspirada en él fue la que dio título al álbum», explica Jesse.

Tras culminar una gira «sold out» por España en enero, los hermanos Huerta regresan con un nuevo hit bajo el brazo, «3 A.M. feat Gente de Zona». «Ya habíamos hablado hace mucho tiempo con ellos, antes de que fueran los más buscados para hacer colaboraciones», señala Jesse. Ellos también querían hacer algo con nosotros, y de la amistad surgió la colaboración. Siempre les hemos tenido respeto, cariño y admiración».

Sus dos conciertos de este fin de semana probablemente se salden con sendos «no hay entradas», pero quizá a los hermanos les gustaría acelerar su conquista del mercado español, todavía algo reticente a encumbrarlos como estrellas. «Todo a su debido tiempo», contesta Jesse. «Cada mercado es diferente», apunta ella. «Gracias a Dios no tenemos ninguna prisa», retoma su hermano. «Para enamorar a alguien necesitas tiempo, y con España nos vamos a tomar el que haga falta».

El omnipresente Trump

Siendo de padre mexicano y madre estadounidense, resultaría excéntrico no pedirles una reflexión sobre el gobierno de Trump, y ellos lo entienden. «Sí, nos lo han preguntado muchas veces, pero en nuestra familia nunca pensamos en ningún gobierno ni en ningún presidente, sino en cómo podemos aportar cosas positivas a nuestra sociedad», responde Joy. «Hemos vivido conociendo dos culturas, e intentamos sacar lo mejor de ambas y alzar la voz por los que no la pueden alzar. El problema de la inmigración existe desde hace muchos años, mucho antes de esta administración, y nosotros creemos que podemos cambiar las cosas con nuestra música y nuestros hechos. Ahora estamos trabajando con una organización sin fines de lucro con la que queremos cambiar la narrativa oficial sobre los inmigrantes latinos, y así aportar algo bueno a esta gran nación que es Estados Unidos».

Ellos, que viven al norte de la frontera, llevan ya más de una década copartiendo vida sobre y bajo el escenario. Una situación peculiar que llevan cada vez mejor. «Es normal que la cotidianidad genere roces, pero con el tiempo hemos aprendido a distinguir lo que importa y lo que no, y a ponernos en la piel del otro», asegura Jesse. Así, no sólo han conseguido un montón de premios y estabilizarse en el negocio, sino verdaderos hitos como el de recibir el encargo de hacer una versión de «Imagine» de parte de la mismísima Yoko Ono. «Fue muy halagador», dice Jesse, «especialmente viniendo de alguien con una relación tan directa con Lennon. Jamás lo hubiéramos imaginado. Para nosotros era como versionar la Mona Lisa».