Gregory Porter, con su vinilo favorito del «maestro» Nat King Cole
Gregory Porter, con su vinilo favorito del «maestro» Nat King Cole - ABC

Gregory Porter: «Si analizas mi estilo, oirás a Nat King Cole»

Barcelona acoge la primera presentación española de «Nat King Cole & Me», el nuevo disco del cantante estadounidense

Actualizado:

La ciudad de Barcelona tendrá el honor de acoger la primera presentación española de «Nat King Cole & Me», el nuevo disco del cantante estadounidense Gregory Porter. Será un pequeño aperitivo antes de que regrese para actuar en Pamplona (16 de mayo, Auditorio Baluarte), Madrid (23 de julio, Teatro Real) y Cartagena (festival La Mar de Músicas, del 20 al 28 de julio), en un total de cuatro veladas con las que rendirá un emocionante tributo a quien considera su padre artístico.

«Nat King Cole ha guiado mis pasos musicales desde que tengo uso de razón», asegura este recién llegado a la escena del jazz vocal (debutó en 2010 con el álbum «Water»). «Y si escuchas atentamente a mi estilo de canto, podrás encontrar sus inflexiones y sus fraseos arrastrados», explica antes de hacer una pequeña demostración arrancándose con unos versos de «Unforgettable».

Sin embargo, Porter decidió prescindir de la canción más conocida de Cole en el repertorio de su álbum de homenaje, donde sí se pueden encontrar tonadas como «Mona Lisa», «Smile», «Ballerina», «The lonely one», «L-O-V-E-», «Nature boy» o incluso «Quizás, quizás, quizás», «que no es mi primera experiencia con el castellano», señala el cantante, «pero sí una de las primeras. Espero que deis vuestro visto bueno, ¡jajaja!». También ha incluido dos temas originales, «When love was king» (que ya incluyó en su álbum «Liquid Spirit», de 2014) y «I wonder who my daddy is», un título («Me pregunto quién es mi padre») que dice mucho sobre el verdadero telón de fondo de esta grabación.

Padre ausente

«En mi infancia tuve un padre ausente, y Nat King Cole se convirtió en su sustituto. Sólo sentía que tenía un hogar cuando me ponía sus discos y me cantaba. Yo pensaba que él me conocía por las cosas que decía y cómo las decía. Creía que me cantaba directamente a mí. Creo que ya no se tiene esa relación tan íntima con los discos, en parte porque se ha perdido el ritual de sacarlo de la funda, limpiarlo, ponerlo en el plato y deslizar la aguja sobre él. Cuando hacía eso, el mundo desaparecía y sentía como si Nat fuera mi padre».

La primera canción que Porter interpretó en público fue «Autumn Leaves» junto con una banda de jazz. Pero en este disco ha plasmado su «visión espiritual de lo que debería ser un disco de tributo» a Nat King Cole con una gran orquesta. Es, en cierta medida, la continuación del homenaje que le rindió en 2008 con un musical que presentó en Colorado (Arizona) durante varias semanas. «El segundo acto del musical empezaba en una sala de conciertos, donde yo cantaba la música de Nat King Cole con una orquesta», recuerda el artista. «Y ahora que lo pienso, es increíble que en cierta manera anticipara el futuro, porque eso sucedió antes de que yo mismo supiera que iba a hacer un disco de homenaje, ni siquiera que iba a tener una carrera musical. Así que esto es un sueño hecho realidad».