Luciano Pavarotti y Mirella Freni, en «La bohème», en Turín en 1997
Luciano Pavarotti y Mirella Freni, en «La bohème», en Turín en 1997 - Afp

¿Qué dos grandes cantantes de ópera eran hermanos de leche?

MadridActualizado:

El 27 de enero de 1966, la Scala de Milán reunía en la ópera «La bohème» -en una celebrada producción de Franco Zeffirelli-, a dos jóvenes y prometedores cantantes italianos. Ella, la soprano Mirella Freni, había obtenido ya un gran éxito en la misma obra la temporada anterior; él, el tenor Luciano Pavarotti, había debutado unos meses antes en el templo scaligero como el duque de Mantua en «Rigoletto».

El éxito de aquellas representaciones fue extraordinario. La efusividad de ambos intérpretes, la arrebatadora belleza de sus voces y la química entre los dos cautivó al exigente público scaligero.

Pero pocos de los espectadores de aquellas funciones sabían que los dos cantantes habían nacido en el mismo lugar, Módena, y en el mismo año, 1935; y que habían compartido lecciones de canto con los maestros Arrigo Pola y Ettore Campogalliani.

Pero muchos menos sabían que Luciano Pavarotti y Mirella Freni tenían en común algo mucho más íntimo: los dos eran hermanos de leche.

Eran años de preguerra en Italia. Las familias de Pavarotti y Freni no estaban sobradas de recursos; sus respectivas madres trabajaban como cigarreras en la fábrica de tabaco de Módena. No podían alimentar convenientemente a sus bebés, y recurrieron a una nodriza que amamantó a los dos.

Algo debía tener aquella leche cuando fue el primer alimento de dos de los más grandes cantantes de ópera de la segunda mitad del siglo XX. Mirella Freni bromeaba sobre ello: «dados los resultados posteriores de crecimiento, yo bajita y Luciano tan grandote, pueden hacerse una idea de quien consiguió sacar más provecho de la nodriza».