Alaska y Nacho Canut publican hoy «Extrapolaciones y dos preguntas»
Alaska y Nacho Canut publican hoy «Extrapolaciones y dos preguntas» - ABC

Fangoria: «La crítica no te respalda cuando tienes éxito»

Alaska y Nacho Canutpublican hoy «Extrapolaciones y dos preguntas 1989-2000»

MadridActualizado:

Coincidiendo con su 30º aniversario como dúo, Alaska y Nacho Canut publican hoy «Extrapolaciones y dos preguntas 1989-2000», un disco que incluye trece versiones y dos canciones nuevas (compuestas en colaboración con Guille Milkyway), grabadas en los Milky Way Studios (San Cugat del Vallés), en Ground Control Studios (Londres) y en los Studios 54 (Madrid). Todo ello cuidadosamente empaquetado en una obra con portada diseñada por Juan Gatti, como siempre.

—Hacer versiones de Family, Parade, La Buena Vida, Corcobado o Ellos, es casi pedagógico. El público no conocerá muchos de estos grupos.

—(Alaska) Menos aún si es público joven. Pero lo mismo me pasó a mí al escuchar «Pin-Ups», el disco de versiones que hizo Bowie. No sabían quiénes eran los Kinks, los Yardbirds o los Pretty Things, y gracias a él los conocí. No me gustaron todos, eso sí.

—¿Por qué las versiones llegan sólo hasta el año 2000?

—Porque esto es solo el primer volumen del disco. La segunda mitad la sacaremos después del verano, y ahí quizá haya más canciones que les sean familiares a los más jóvenes.

—La más conocida quizá sea «Historias de amor», de OBK. Un grupo que fue muy famoso pero que no ha envejecido del todo bien. ¿La crítica se pasó tres pueblos con ellos?

—Todo lo que tiene éxito masivo tiene ese contrapunto de la crítica. Cuando te ves favorecido por las ventas, por el éxito real, la crítica no te respalda. Les resulta muy fácil hacer la crítica fácil, valga la redundancia. Pero si tienes éxito comercial, a partir de ahí, lo que pase con tu grupo es fruto de tus buenas o malas decisiones.

—De todos los grupos y solistas versionados, ¿cuál es el que más merecería ser infinitamente más popular?

—En un mundo ideal, «Gritando amor» de Fabio McNamara y «Diferentes» de Ellos serían hits de primer orden. Son dos canciones pop perfectas.

—¿Sigue manteniendo contacto con Fabio McNamara?

—Sí, continuo. Pero no sabe nada de que sale una canción suya en el disco. Se estará enterando ahora porque yo no se lo he dicho.

—¿Comentó con él aquel vídeo que se hizo viral, en el que clamaba por el regreso de Franco?

—No... Fabio es Fabio, y para mí está por encima del bien y del mal.

—En la nota del prensa del disco dice que en «Dame estrellas o limones» hay reguetón, pero es tan sutil que casi cuesta encontrarlo.

—Igual que hay elementos de música disco en «Coches de choque», o de calipso en «La banda sonora de una parte de mi vida», hay elementos de reguetón en «Dame estrellas o limones». Usamos elementos de todo lo que nos gusta y los mezclamos.

En uno de los temas nuevos han imitado el «featuring» de los reguetoneros, contando con invitados.

—La idea del «featuring» nos hace muchísima gracia, porque ellos invitan a tanta gente en sus canciones, que cuando las ves en Youtube la lista de invitados es tan larga que no cabe en la pantalla (risas). Por eso hemos invitado solo a dos, Ms Nina y King Jeddet.

—«¿De qué me culpas?» podría parecer una respuesta al libro «Espectros de la movida», cuyo autor pone a caldo a usted y a Mario Vaquerizo.

—No lo he leído, porque no quiero perder el tiempo con cosas que no me aportan nada. Así que no, no tiene nada que ver.