Estilos y actitudes dispares se funden en los Caprichos Musicales de Comillas

LUIS M. ONTOSOFrente a la afluencia de festivales de blues, folk y música indie, una estampa habitual de las noches de verano, los «Caprichos Musicales de Comillas» presenta una propuesta heterogénea

LUIS M. ONTOSO
Actualizado:

Frente a la afluencia de festivales de blues, folk y música indie, una estampa habitual de las noches de verano, los «Caprichos Musicales de Comillas» presenta una propuesta heterogénea que aúna rock, jazz, recitales de guitarra y música clásica: un cartel en el que la obra indiscutible de genios como Schubert, Frank, Mozart, Beethoven, Falla y Haendel convive con la ilusión y el nervio del directo del grupo juvenil The Monomes (de quienes apenas hay referencias, aparte de, cómo no, Youtube).

Durante los últimos años, los Caprichos Musicales de Comillas se han consolidado como una oferta veraniega que conjuga cultura, arte y arquitectura. El programa, según declaró el consejero de Cultura de la Comunidad autónoma de Santander durante la presentación del festival, trata de que Los Caprichos se convierta «en parada obligatoria y ejemplo de la vocación que tiene Cantabria de ofrecer a los cántabros y visitantes una agenda cultural repleta de actos». Para ello, varios escenarios al aire libre enmarcarán este crisol artístico: la iglesia parroquial, los jardines del Palacio del Sobrellano de la villa y la plaza de la Constitución.

Emilio Aragón a la batuta

La cuarta edición del festival se celebrará hasta el 4 de agosto y contará con el protagnismo del violinista Ara Malikian, quien se encargará, junto a Serguei Mesropian, de la dirección artística y actuará en cinco de los 13 conciertos programados.

El público podrá disfrutar del virtuosismo del músico libanés el sábado 28, con un recital de música española; el domingo 29 de julio, con un repertorio de música barroca; el 31, con un homenaje a Schubert; y el concierto de clausura, el sábado 4 de agosto, con su actuación junto a la orquesta «Caprichos Musicales de Comillas», que interpretarán «Sinfonía» de Benjamin Britten y «Las cuatro estaciones porteñas» de Astor Piazzola.

El día 27 tendrá lugar la actuación de la Orquesta Sinfónica Magistralia, que contará con la dirección artística de Emilio Aragón. «La flor más grande del mundo, cuento sinfónico», obra basada en el relato del premio Nobel portugués José Saramago, un alarde de fantasía con el que el autor se sobrepuso, al menos de forma imaginaria, a su escepticismo en lo que concierne a su habilidad para escribir cuentos infantiles.

Para hacerse una idea de su originalidad y, por tanto, de la del concierto, valga la primera frase con la que comienza la narración: «En el cuento que quise escribir, pero que no escribí, hay una aldea...».

The Monomes tocarán el 3 de agosto. Los conciertos son, en todos los casos, a las diez de la noche.