Los Estanques, la banda «vintage» con uno de los mejores discos en lo que va de año

La banda actúa esta noche en el festival Tomavistas, en el madrileño Parque Tierno Galván

Actualizado:

Igual que la foto de abajo, la historia de Los Estanques parece sacada de una película de principios de los años setenta. Tras llamar la atención de los más avezados buscadores de bandas vintage de la península con sus dos proyectos anteriores, Crayolaser y Lions in the Purple Shade, estos muchachos de Santander emigraron a la capital en busca de fortuna y gloria. No tardaron en dar con ella. A su escala, pero la encontraron.

Ficharon con el sello The John Colby Sect y, tras debutar en directo en una fiesta celebrada en El Intruso, su estrella no paró de ascender. «No podemos estar más contentos con cómo están yendo las cosas», insiste su alma mater Íñigo Bregel, siempre agradecido y sorprendido por el recibimiento de su propuesta, que ya cuenta con una considerable legión de fans.

«Nunca paro de componer, es mi manera de evitar caer en la locura», bromea este cantante y multiinstrumentista, que combina una formación clásica con un instinto innato para la psicodelia y el progresivo, «pero ahora con un toque pop», señala.

La mezcla ha resultado un éxito en «I», «II» y «III», los tres discos que han firmado en apenas un par de años y que han sido aplaudidísimos por la crítica. El último de ellos, de hecho, bien podría ocupar las plazas más altas de lo mejor de este 2019, en el que Los Estanques están acometiendo una de las tareas a priori más complicadas. Meter cabeza en los festivales «indies». «Sí, por ahora parece que lo estamos consiguiendo», se congratula Bregel.