Maná: «En la música no hay límites, no hay edades, no hay reglas»
Maná en la presentación de su gira en Madrid - ERNESTO AGUDO

Maná: «En la música no hay límites, no hay edades, no hay reglas»

El grupo mexicano ha agotado las entradas del concierto que esta noche ofrecerá en el Palacio de los Deportes de Madrid, dentro de su gira mundial «Drama y Luz», el nombre de su último disco

MADRID Actualizado:

Con más de 20 años sobre los escenarios y 22 millones de discos vendidos, el grupo de rock latino más internacional quiere seguir conquistando a su público. Esta noche, y tras varios conciertos por otras ciudades españolas, le toca el turno a Madrid. Álex González, el batería, y Juan Diego Calleros, el bajista, aseguran que queda Maná para rato.

—¿Cómo se sienten sabiendo que han agotado las entradas en Madrid?

Álex. Bien emocionados. Ojalá que la gente que vea esta primera vuelta de la gira se queden contentos y podamos regresar el año que viene.

Juan. Nos gusta mucho España, la gente es muy emotiva.

—Desde «Amar es combatir» a este disco han pasado cinco años... ¿necesitaban calma?

Á. Nuestra gira anterior duró casi dos años, en 2009 nos tomamos un año sabático, y en 2010 empezamos este disco. Pero todos los hemos hecho a fuego lento, aunque este en especial fue más lento, falleció la hermana y la mamá de Fher y otro gran amigo también murió.

—¿La música cura las heridas?

Á. Es increíble ver la cantidad de gente que dice que nuestra música le ha ayudado a salir de momentos difíciles. Fher lo comprobó, escribir y sanar el dolor.

—De hecho, en el disco se centran en el tema de la esperanza.

Á. Hoy en día tal y como están los tiempos hace falta tener esperanza y una actitud positiva... Eso es lo bonito de la música, que puedes plasmar en tus letras mensajes bien positivos para la gente.

—En la canción «Latinoamérica» defienden su origen....

Á. Vemos discriminación hacia los latinos en EE.UU., aunque somos gente muy trabajadora. Es una canción que queremos que levante el ánimo, porque no tenemos que olvidar quiénes somos.

—En «Drama y Luz» hay temas con distintos ritmos, algunos con violines, ¿cómo lo decidieron?

J. Nos gusta la música clásica.

Á. Hicimos alrededor de 50 demos, intentamos lograr temas que sonaran diferente, y de ahí salieron «El dragón», «Sor María» y «El espejo».

—¿Cómo sorprenden y mantienen su esencia al mismo tiempo?

Á. Maná siempre ha sido una banda honesta, y tenemos que estar totalmente satisfechos antes de sacar un disco. Lo que escuchas es realmente lo que somos. Y tenemos algo característico: la voz de Fher. Pero no hay una fórmula del éxito, porque sino la hubiéramos hecho hace ya 22 años. Maná es un grupo que ha ido a cada paso ganándose los fans. Y mientras siga ese mismo espíritu, Maná va a estar aquí muchos años.

—¿Cómo han visto evolucionar al grupo?

Á. Hemos visto fotos y es increíble, antes viajábamos con una furgoneta chiquitita por los pueblos, y ahora llevamos 80 toneladas de equipo. Somos personas agradecidas, pero trabajamos esto, nadie nos lo regaló.

—Su público también ha crecido...

J. Nos sigue gente muy joven y adultos, que ahora tienen hijos y que siguen yendo con ellos a los conciertos.

Á. En la música no hay límites, no hay edades, no hay reglas. Maná ha conectado con diferentes edades, clases sociales, sexos... Creo que somos un grupo muy popular, no un grupo elitista.