Boceto de Daniel Bianco para la escenografía de «Il pirata»
Boceto de Daniel Bianco para la escenografía de «Il pirata» - Daniel Bianco

Emilio Sagi: «No le tengo miedo al riesgo»

El director asturiano debuta operísticamente en La Scala de Milán con «Il pirata», de Bellini

MadridActualizado:

No podía suponer Emilio Sagi, cuando el director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, le encargó una producción de la ópera «Il pirata», de Bellini, que no la estrenaría en el coliseo madrileño, sino en el gran templo histórico de la ópera: La Scala de Milán. La función será el debut operístico de Sagi en el coliseo italiano, donde hace unos años presentó su producción de la zarzuela «Luisa Fernanda».

El estreno de «Il pirata» será el próximo 29 de junio, con la dirección musical de Riccardo Frizza y un reparto que componen Sonya Yoncheva y Roberta Mantegna –que se alternan como Imogene–, Piero Pretti, Nicola Alaimo, Francesco Pittari, Riccardo Fassi y Marina de Liso. La ópera, compuesta por Vincenzo Bellini con libreto de Felice Romani a partir de una obra de Charles Maturin, vio la luz precisamente en La Scala el 27 de octubre de 1827, pero no se ve en este teatro desde 1958;en aquella ocasión, fue Maria Callas la protagonista.

«Naturalmente que la tradición y la historia de un teatro como La Scala pesan –dice Emilio Sagi desde Milán, donde se encuentra ensayando–. Aunque haya mucha literatura, es verdad que en los teatros se siente toda la energía de la gente que ha pasado por ellos. Cuando dirigía el teatro de La Zarzuela, me gustaba bajar al palco del director del teatro –que todo el mundo llamaba «La gallina», porque tenía entonces el escudo del águila franquista– y sentarme allí, con la sala a oscuras; se sentía una energía particular. Algo de eso hay también aquí; La Scala es un teatro lleno de historia y eso se siente».

Emilio Sagi
Emilio Sagi- Teatro Real

Reconoce el director asturiano que en todos los teatros trabaja con la misma seriedad e interés, pero que trabajar en La Scala supone algo especial. «Hay muchos lugares donde se trabaja tan bien como aquí; pero no es posible obviar la historia y la tradición, y se notan. Se siente una responsabilidad añadida, pero a los artistas nos gustan el riesgo. No tengo miedo».

Para la producción de «Il pirata», que se presentará próximamente en el Teatro Real y en la Ópera de San Francisco –coproductores del espectáculo–, Sagi ha contado con sus colaboradores habituales: Daniel Bianco, el actual director del Teatro de La Zarzuela (escenografía), Pepa Ojaguren (vestuario) y Albert Faura (iluminación). Reconoce que cuando el Teatro Real le propuso montar esta ópera no conocía la partitura. «Había escuchado algún aria, algunos dúos... varios fragmentos. Empecé a estudiar la obra y me encontré con un libreto en el que hay cosas absurdas e incoherentes, como ocurre a menudo en las óperas belcantistas. Pero en cambio la música es impresionante. Es mejor incluso en muchos momentos que “Norma”; lo que ocurre es que no tiene un aria como “Casta Diva”».

«Il pirata» cuenta una historia de amores imposibles, corsarios y venganzas, muy al estilo romántico imperante en la época. Que a Emilio Sagi no le asustan los retos lo prueba el hecho de que le guste dirigir óperas belcantistas, donde tan a menudo las historias y los libretos son verdaderamente flojos. «Lo que hay que hacer es plantear una visión más abstracta, alejarse de la historia y limpiarla. No es tanto cambiarla ni modificar los argumentos. En estas óperas o se hace una película hiperrealista –y no se puede hacer– o se busca un concepto que haga que los personajes vivan la historia de un modo más teatral. Esta fórmula siempre me ha resultado útil, y los libretos funcionan cuando los alejas y los limpias, tienen una gran fuerza teatral».

Con la moderación y tranquilidad que en él es marca de la casa –utiliza el mismo tono en la exultación y en la irritación–, el director asturiano asegura estar encantado con sus compañeros de viaje en esta producción. «El maestro Frizza conoce muy bien el bel canto;hemos hablado mucho sobre “Il pirata” desde que supimos que íbamos a trabajar juntos y nos pusimos enseguida de acuerdo en la forma de abordar esta ópera. Y con los cantantes estoy muy satisfecho también; además de grandes voces son excelentes actores». Especialmente contento está Sagi con la oportunidad de trabajar con la soprano búlgara Sonya Yoncheva, una de las grandes divas de la ópera actual. «Es una cantante excepcional y una actriz impresionante. Sus dotes en este sentido son apabullantes. Los personajes femeninos del bel canto son mujeres en general desgraciadas, maltratadas al mismo tiempo por su marido y por su amante;por eso terminan locas, porque es el único camino que tienen».