¿Elvis está vivo? La última (y disparatada) teoría de la conspiración del Rey del Rock

Por orden de su padre, los datos de la autopsia de Presley no se harán públicos hasta 2027

Actualizado:

Cuando el 16 de agosto de 1977 se conoció la noticia de la muerte de Elvis Presley, muchos de sus fans se negaron a creerlo. El Rey del Rock no podía haberse ido, era imposible. Desde el minuto uno comenzarón a surgir teorías conspirativas que aseguraban que el artista de Tupelo había organizado un audaz montaje para desaparecer de la vida pública y refugiarse en algún lugar desconocido, y aún hoy siguen apareciendo nuevas especulaciones que sugieren que sigue entre nosotros.

El misterio se agitó especialmente en 1997, cuando el primer periodista que vio su cadáver contó con detalle su experiencia. El reportero, llamado Michael Cole, trabajaba como corresponsal de la BBC en Washington cuando se enteró de lo sucedido. Inmediatamente tomó un avión a Memphis y se dirigió a la famosa mansión de Graceland. «Le mostré mis credenciales al guardia de seguridad que estaba allí y pedí hablar con algún miembro de la familia de Elvis. Mientras esperábamos, se acercaron algunas personas. Descubrí que Elvis era una estrella más grande en Gran Bretaña que en los Estados Unidos», relató al Daily Mail. «Después de unas horas, el Sheriff de Memphis me vino a ver y me contó que la familia me había invitado entrar. No estaba seguro de querer ver al muerto, pero acepté, por mi interés periodístico. El ataúd estaba apoyado sobre caballetes. Detrás estaban algunos integrantes de la familia Presley, su ex esposa, Priscilla, su hija Lisa Marie y su padre Vernon. Me saludaron. Elvis no se veía muy bien. Lo más sorprendente fue el tamaño de su rostro. Tenía la forma de una sandía muy grande y pálida. Supuse que era por las drogas. Llevaba un traje negro, una camisa blanca y una elaborada corbata blanca. Me llamó la atención su pelo. Le habían peinado con raya a la derecha». Respecto a si podía estar seguro de que realmente era el cuerpo de Elvis, dijo: «Por supuesto, no podía. Nunca lo había visto en persona hasta esa mañana».

Algunos medios incluso insinuaron que Elvis no murió en 1977 sino en 1993, víctima de una diabetes que acabó «con una vida secreta de 16 años».

Desde entonces ha habido múltiles «avistamientos» del Rey. El primero fue a los pocos días de su fallecimiento, cuando alguien compró un billete de avión a Buenos Aires usando el mismo alias con el que se registraba en los hoteles, John Burrows (la empleada del aeropuerto de Memphis que le vendió el pasaje incluso llegó a asegurar que aquel individuo tenía un gran parecido con Elvis). Y el último fue en enero de 2017, durante la conmemoración del aniversario del nacimiento de Elvis. Entre los asistentes, apareció un hombre de barba cana que volvió a desatar los rumores, esta vez a través de un grupo de Facebook llamado «Evidence Elvis Presley is Alive» que señaló su «gran parecido» con el artista y el hecho de que estuviese «acompañado por varios guardaespaldas».

Pero la teoría reciente más disparatada quizá sea la que asegura que Elvis no sólo está vivo, sino que además canta todos los domingos en una parroquia de Arkansas. Según esta última hipótesis, ahora sería un pastor llamado Bob Joyce que, además de una voz parecida, tendría una cicatriz en el ojo derecho igual que la que Elvis se hizo a los 25 años, lo cual despejaría toda duda. Lo más gracioso es que el propio Joyce ha desmentido ser el Rey del Rock, pero eso no ha servido para detener la conspiranoia.

Hay algunos cabos sueltos que dan pábulo a todas estas leyendas urbanas, como el hecho de que sus familiares nunca cobrasen el seguro de vida (en Estados Unidos no es delito fingir tu propia muerte, pero sí fingirla y cobrar un seguro de vida). Sólo la publicación de los datos de su autopsia podría arrojar algo de luz sobre este truculento asunto. Pero el padre de Elvis ordenó que ésta se guardase bajo llave durante cincuenta años, así que habrá que esperar a 2027 para descubrir la verdad. Mientras tanto, lo que seguirá vivo será el deseo de sus fans de que al menos una de estas disparatadas teorías sea cierta.