Neil Hannon
Neil Hannon

The Divine Comedy: «Después de treinta años, ya puedo hacer lo que quiera»

Neil Hannon regresa con su undécimo álbum «Foreverland» tras seis años de silencio

Actualizado:

Neil Hannon ha vuelto para presentar «Foreverland», el undécimo álbum de The Divine Comedy que llega después de un silencio de seis años. «¡Lo siento! Estaba ocupado haciendo otras cosas, otros proyectos musicales. Cuando los acabé fue cuando dije ¡bien! Ya me puedo sentar a hacer mis propias cosas», cuenta el cantante entre risas.

¿Su secreto para continuar en la música con la misma energía durante casi treinta años? «Es básicamente hacer exactamente lo que me da la gana», confiesa. «Me di cuenta de que le gustaba a mucha gente siendo yo mismo. Cuando más me agrado, más agrado a la gente», añade. Hannon vuelve a hacer bailar a ritmo de pop barroco y minucioso que caracteriza al norirlandés. «En este álbum volvemos a estar solo mi música y yo. He tenido que luchar para ser original porque cuanto más sabes, es más complicado serlo. Es la batalla constante con las cosas que has aprendido y las manías que has adquirido», dice. No podían faltar canciones pegadizas, de esas que no se pueden sacar de la cabeza, como «How Can You Leave Me On My Own». «Tengo la habilidad de escribir letras pegadizas, no sé de donde me vienen, solo sé cómo hacerlas», confiesa entre avergonzado y jocoso.

Tampoco podía fallar ese peculiar toque de la literatura. Esta vez le ha tocado a Napoleón y Catalina la Grande. «Catalina tiene la mala fortuna de tener el mismo nombre que mi pareja y Napoleón… sobre él escribí hace años. De hecho esta canción la preparé para un disco que hice en los años 90, pero, muy a mi pesar, no encajaba con el resto y la tuve que sacar», recuerda. «No va sobre él exactamente sino sobre la idea de que la mayoría de los dictadores son bajitos. Yo no es que sea alto precisamente… así que creí que sería una forma divertida de describirme a mí mismo», añade mientras confiesa que lo que realmente quería era poder disfrazarse de él.

«Foreveland» suena a un lugar especial, donde desconectar. Él también lo tiene de verdad. «Mi casa está a las afueras así que cada vez que vuelvo puedo decir que abandono la sociedad. Ahora enloquezco un poco cada vez que voy a una gran ciudad como Londres y eso que viví allí durante once años. Me siento como si estuviese en una colonia de hormigas», cuenta entre risas. Y es que Hannon se define como una persona antisocial pese a su gran sentido del humor: «No me gustan las redes sociales. Me asustan de hecho. Todo lo que sé de mis fans es lo que mi manager o mi amigo Thomas me dicen. Tuve Facebook solo un día. Publiqué algo tipo 'Hola a todos' y después pensé '¿Esto para qué sirve?'».

Después de treinta años, puede parecer que todo está hecho. Sin embargo, Neil Hannon aún tiene una cuenta pendiente con la música: «La única cosa que he querido hacer y aún no he hecho es una banda sonora. He estado a punto de hacerlo un par de veces, pero siempre que estaba todo preparado o la película se quedaba sin presupuesto o algo pasaba. Si hay algún director de cine que este leyendo esto… ¡Hola!». Lo que sí es seguro es que podrán disfrutar de su música en directo durante febrero y que es lo que hará cuando acabe con este gira: «Me meteré en la cama durante un mes».