The Sex Pistols publicaron uno de los discos más influyentes de la historia del rock
The Sex Pistols publicaron uno de los discos más influyentes de la historia del rock - ABC

Discos que cumplen 40 años y marcaron época

En 1977 se juntaron corrientes antagónicas que convivían de la mejor manera: ofreciendo magnífica música. Fleetwood Mac, los Sex Pistols, Bob Marley, David Bowie, The Bee Gees... cada uno a su estilo, hicieron historia

Actualizado:12345678910
  1. «Never Mind the Bollocks, Here's the Sex Pistols»

    Son pocos, pero hay discos que marcan un antes y un después en el mundo de la música popular. Y uno de ellos, sin duda, es «Never Mind the Bollocks, Here's the Sex Pistols», que salió a la venta el 28 de octubre de 1977. Aunque ya existía una escena punk tanto en Londres como en Nueva York, los Sex Pistols fueron los catalizadores de todo ese

    movimiento y su impacto fue universal. El álbum lo tenía todo para provocar: desde la inclusión de la palabra «bollocks» en el título a letras llenas de sarcasmo dirigidas incluso contra la Reina Isabel II, pasando por un sonido que la mayoría de sus coetáneos describían como ruido insoportable. Pero ellos abrieron una espita por la que saltó toda la rabia contenida de la juventud de clase trabajadora, y ya nada fue como antes.

  2. «Rumours»

    Aquí tenemos el sexto álbum más vendido de la historia., con más de 45 millones de copias. Se publicó el 4 de febrero de 1977. Fleetwood Mac es una banda que de por sí tiene una historia muy peculiar: durante los últimos años sesenta fue el grupo formado para el lucimiento de su magnífico

    guitarrista y cantante Peter Green, quien tuvo que abandonar la formación por sus problemas de salud (derivados del consumo de LSD). Tardaron en recomponerse y en salir del bache, con varios cambios entre sus miembros, pero poco a poco fueron escalando posiciones con sus discos, sobre todo con su álbum homónimo de 1975. Con «Rumours» llegó la apoteósis. El álbum refleja, además, las tensiones existentes entre las dos parejas, John McVie y Christine McVie (recién divorciados), y Stevie Nicks y Mick Fleetwood, quien acababa de descubrir las infidelidades de su novia. En definitiva, que utilizaron las canciones para soltarse cuatro frescas unos a otros. Y el resultado fue tan glorioso como «Second Hand News»«Go Your Own Way», «Dreams», «Don't Stop», «Go Your Own Way»...

  3. «Saturday Night Fever»

    Pasamos del sexto álbum más vendido de la historia, «Rumours», al séptimo, «Saturday Night Fever». Es además la banda sonora de más éxito de todos

    tiempos. Servía para situar musicalmente las peripecias de John Travolta/Tony Manero en el filme del mismo título. Con él, The Bee Gees, principales artífices del álbum, consiguieron su mayor éxito. «Stayin' Alive» y «Night Fever», dos de las canciones originales que contenía la B.S.O., ayudaron de forma impagable a poner de moda las pistas de baile y las bolas de espejitos.

  4. «Low»

    Con «Low», que vio la luz el 14 de enero, David Bowie daba otro bandazo a su carrera, que ya había

    pasado por las fases de mod, explorador galáctico, glam y soul. Sintetizadores, electrónica y música experimental marcan, pues, un cambio radical, bajo la influencia del krautrock y la ayuda de Brian Eno, con quien también continuó trabajando en «Heroes» (publicado ese mismo año) y «Lodger», para dar forma a su famosa de Berlín.

  5. «Marquee Moon»

    El punk que se desarrollaba en Nueva York, con un mayor respeto por las esencias del rock, poco tenía que ver con el británico. Aquí, Tom Verlaine, al

    frente de Television y con su disco de debut, daba el paso lógico que venía después de la Velvet Underground. Esos diálogos guitarreros que mantiene con Richard Lloyd, definían el nuevo modelo de música urbana. «Marquee Moon» fue lanzado el 8 de febrero de 1977, y tuvo más éxito en el Reino Unido, donde apareció un mes más tarde, que en el propio Estados Unidos, aunque su influencia en músicos de ambos países ha sido enorme.

  6. «Talking Heads: 77»

    Otro debut extraordinario se producía el 16 de septiembre de 1977, y procedía del mismo lugar que

    el «Marquee Moon»: la sala de conciertos CBGB de Nueva York. David Byrne y sus compañeros daban otra vuelta de tuerca a la escena con su pop bailable que venía tanto de raíces caribeñas como de la Motown, y con una voz muy peculiar. Su tema más famoso es «Psycho Killer», pero el álbum no fue recibido por público y crítica como se merecía, ya que resultaba demasiado avanzado para su época. Hoy sigue sonando moderno.

  7. «Let There Be Rock»

    Cambiamos de nuevo de género y de localización geográfica. Nos vamos a Australia y al rock duro para toparnos con AC/DC, banda que en la actualidad

    atraviesa malos momentos, pero que en 1977 se encontraba en plenas facultades, y con su cantante de entonces, Bon Scott, vivo y coleando y dando guerra.«Let There Be Rock» fue el cuarto álbum de la formación. Se publicó el 21 de marzo de 1977 y con él dieron forma su sonido definitivo, con bombazos como el que da título al disco o «Whole Lotta Rosie», aunque tampoco desmerecen «Go Down» o «Hell Ain't A Bad Place To Be».

  8. «Exodus»

    El 3 de junio de 1977 apareció este álbum que se escucha de principio a fin con una sonrisa beatífica

    en la cara, como transportados por el humo que rodeaba a Bob Marley sus Wailers hasta una espectacular playa caribeña, aunque también tiene momentos reivindicativos, como el tema que da título al disco. De hecho, fue grabado en Londres debido a la violencia que se vivía en Jamaica. Contiene canciones que no pueden faltar en cualquiera de sus recopilatorios, como «Jamming», «Waiting in Vain» y «One Love / People Get Ready».

  9. «In the City»

    Quedó demostrado con este álbum: la rabia mod poco

    tenía que envidiar a la rabia punk. El 20 de mayo de 1977 Paul Weller saltaba a la ajetreada escena británica con un disco que retomaba toda la energía de The Who o los Small Faces. Fue el arranque de una banda que dio lo mejor de sí misma con posterioridad, pero ahí queda este debut asombroso, con himnos tan contundentes como el propio «In the City».

  10. «Suicide»

    Esta claro que 1977 fue un año de debutantes extraordinarios. Aquí llega otro primer disco, el de

    Suicide, que de repente mostraba que se puede hacer rock sin guitarras sin perder aspereza. Otra rareza, otro adelantado a su época que apareció con un estilo que acabó por llamarse synth pop.