Dcode Festival: segundo asalto
Cerca de 25.000 personas llenaron el año pasado el recinto habilitado en la Universidad Complutense - dcode

Dcode Festival: segundo asalto

La última gran cita musical del verano vuelve a Madrid con un cartel de altura: Sigur Rós, Kings of Convenience, Justice, The Killers, The Kooks y algunos de los hijos pródigos del panorama independiente español

e. vasconcellos
madrid Actualizado:

Crecer y consolidarse. Y de paso, programar algunos conciertos únicos en España. El Dcode Festival afronta así su segunda edición, una cita con argumentos –The Killers y Sigur Rós dicen mucho de su afán internacional– y con el favor del público –25.000 espectadores en su primera edición– en un momento delicado para las aventuras culturales.

Veintinueve artistas nacionales e internacionales actuarán mañana y el sábado (14 y 15 de septiembre) en el Campus de la Universidad Complutense de Madrid. Un cartel dividido entre valores seguros y nuevos talentos –el año pasado fueron The Vaccines y Foster de People– que, según sus organizadores, apuesta por la calidad a pesar de que «si quieres grupos cabeza de cartel tienes que pagarlos a precio internacional, y más si buscas exclusividad», explica uno de los directores del Dcode, Ramón Martín.

El espectáculo comenzará mañana a partir de las 17.20 horas de la tarde, y estará repartido en dos escenarios: el Dcode y el Heineken. En el primero se darán cita, en este orden, Niños Mutantes, Dorian, Kings of Convenience, Deus, Sigur Rós y Justice (día 14) y Syberia, Fira Fem, Django Django, Supersubmarina, The Kooks, The Killers y Eme DJ (día 15).

A pocos metros de allí saldrán a la palestra Le Traste, Napoleón Solo, Dinero, The Shoes, Kimbra, Triángulo de Amor Bizarro y Joan S Luna DJ (día 14) y Los Nastys, B-Dcoder, Cápsula, Lüger, The Right Ons, Capital Cities y Kill The Hipsters (día 15).

«Madrid está muy acostumbrada a disfrutar de los conciertos de primeras figuras», señala la organización, «y cualquier planteamiento de ahorro a este nivel es muy complicado», explican haciendo referencia a la situación económica. A pesar de la subida del IVA, el festival ha mantenido el precio de los bonos (90 euros) y ha absorbido una pequeña parte del impuesto en las entradas de día.

El público decide

Preguntar sobre la financiación del festival resulta inevitable teniendo en cuenta la progresiva extinción de las ayudas públicas destinadas a la programación de actividades culturales. «La financiación pública, al menos en nuestro caso, es inexistente», explica el codirector del Dcode.

«Un festival es fuente de riqueza y atrae ingresos en forma de turismo»

«Tan solo quedan algunas excepciones muy puntuales, Comunidades Autónomas que son conscientes de que un gran festival atrae también ingresos para la región, sobre todo a través del turismo, continúa. El Dcode cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, pero solo «a nivel de comunicación y soportes publicitarios». Ramón Martín reivindica el papel de los patrocinadores y las ayudas privadas para que los festivales puedan abaratar costes y bajar el precio de las entradas: «¡Conseguir hoy una empresa que apueste e invierta en festivales es casi un milagro!».

«Es lógico que si un festival es fuente de riqueza se le apoye con subvenciones económicas directas», señalan los promotores, no obstante, la clave del éxito reside y residirá en el público: «Es, en definitiva, el que permitirá o no que haya cada vez más o menos festivales», reconoce el codirector. «El gran público no puede permitirse ahora ir a todos los festivales y conciertos que quisiera, y tiene que empezar a decidir». Por lo pronto, el Dcode defiende su propuesta artística «de primer nivel» y su «privilegiada ubicación». Los festivaleros tienen la palabra.