Bustamante
Bustamante - Belén Díaz

David Bustamante, una carrera en peligro de cancelación

El cantante acumula un historial de conciertos suspendidos que pone en riesgo su trayectoria

Actualizado:

Cuenta Johnny Cifuentes, el líder de Burning, que nunca ha cancelado un concierto por motivos de salud en 45 años de trayectoria. Y sí, los rockeros están hechos de otra pasta, pero en realidad son tan humanos como el popero más baladista y meloso. Por eso, cuando uno observa el historial de cancelaciones del triunfito David Bustamante, piensa que ahí pasa algo. Y no bueno.

En los mentideros musicales corre el rumor de que el cantante está sufriendo las consecuencias de ciertos excesos, pero no deja de ser eso, un rumor no confirmado. Lo que sí empieza a parecer evidente es algo que también comentan las malas lenguas del negocio: que a David le sigue costando horrores pasar página con el tema de su divorcio de Paula Echevarría. Es más, hay veces que cuando ella vuelve al candelero, él suspende concierto. Así ha ocurrido este fin de semana.

El pasado domingo, horas después saltar la noticia del enésimo posible nuevo embarazo de Echevarría (desmentido por ella misma este martes), «Busta» volvió a cabrear a sus seguidores al cancelar su concierto en Fuenlabrada (Madrid), solo unos minutos antes de empezarlo. La excusa ofrecida al respetable, una indisposición. Los asistentes al espectáculo se sintieron estafados y dolidos con el cantante, pero no sólo ellos.

El Ayuntamiento de Fuenlabrada emitió un comunicado donde mostraba su malestar asegurando con toda la razón que el artista «debería haberlo comunicado antes», dado que mucha gente había estado horas esperándole, y para más inri aguantando un tremendo chaparrón. «Estamos indignados por la actitud de David Bustamante, quien, minutos antes de comenzar su concierto previsto para la noche de hoy, ha comunicado de manera verbal y a través de su agencia la suspensión del show» escribía el Consistorio.

Decíamos que volvió a cabrear a sus fans porque no es la primera, ni la segunda, ni la tercera ni la cuarta vez que hace algo parecido. Desde que se separó de Paula en abril de 2017, y especialmente desde que se divorciaron en marzo de 2018, el cantante ha cancelado demasiadas actuaciones dando explicaciones muy poco convincentes.

Frágil salud

Quizá Bustamente no mienta, y sea verdad que es un chico de salud frágil y con poca capacidad de previsión. El 26 mayo de 2011, estando felizmente casado con Echevarría, canceló el concierto que iba a dar al día siguente en La Nucía (Alicante). Lo mismo hizo con el que iba a dar en Alzira (Valencia), el 23 de noviembre de 2012. Más tarde, en 2015, Bustamante canceló otros dos conciertos en menos de 24 horas. En concreto, el que iba a ofrecer el 28 de febrero en el Palacio de Congresos de Granada (coincidiendo con el Día de Andalucía), y el programado para el 1 de marzo en Murcia.

En octubre de 2016, cuando su situación matrimonial era ya presuntamente delicada, canceló su actuación en el concierto de Operación Triunfo a sólo tres días de su celebración. Poco después, en enero de 2017, suspendió su concierto en el Palacio de los Deportes de Santander por «problemas en la producción» (léase escasa venta de entradas), y ya en septiembre del mismo año, cinco meses después de separarse, y con la prensa rosa especulando con nuevos romances de Echevarría día sí día también, dejó plantado al público que le esperaba frente al escenario en el municipio vallisoletano de Laguna del Duero.

Un médico le diagnosticó en el servicio de urgencias una faringoamigdalitis aguda y aportó un parte médico, pero el documento desató dudas. Según confirmó la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, ese justificante fue investigado ante la duda de si habría sido falsificado. En ese momento, la oficina que lo representa, Global Talent Services (GTS), emitió un comunicado en el que expresaba su «absoluta indignación ante el desagrable cuestionamiento del estado de salud del artista». Pero el promotor del concierto siguió sin creerse la excusa y denunció, aunque su demanda fue posteriormente archivada.

«Indisposiciones»

Ese mismo año David Bustamante causó baja en el último momento en la gala de navidad de Operación Triunfo. El motivo de su ausencia, otra repentina «indisposición» que causó todo tipo de especulaciones. Y lo peor llegó al día siguiente. Mientras los triunfitos ensayaban la gala, Bustamante fue fotografiado junto a sus amigos, sentado en la terraza de la Sidrería Abel de San Vicente de la Barquera.

En febrero de 2018, Bustamante tenía previsto conceder un concierto privado en el Hotel de Las Letras de Gran Vía (Madrid), para una serie de fans que se había desplazado desde todos los puntos de España, pagándose trenes, hoteles y pidiendo días en el trabajo. Y a escasos minutos de empezar... ¿lo adivinan? Efectivamente, otra «indisposición». La empresa organizadora informó de que el artista estaba «indispuesto, vomitando, con dolor de espalda y sin poder caminar». Pero Busta cometió una terrible contradiccion a los pocos días, cuando una reportera le abordó en plena calle preguntándole por la cancelación: «Estaba mal de la garganta, por eso no pude hacer el concierto. Y un cantante no puede hacer concierto si tiene ronquera». Unos meses después, en agosto, alguien tiró una piedra al escenario durante su actuación en Elche, y David tomó la drástica decisión de abortar el espectáculo ante más de ocho mil personas y marcharse al hotel. Fue dos días antes de obtener a la sentencia de divorcio.

Todo esto afecta a su credibilidad, evidentemente. Quizá por eso ya no se le vea tan a menudo dando conciertos en grandes pabellones, y esté cada vez más presente en los carteles de las fiestas patronales de localidades pequeñas. Y quizá también por eso haya veces que ni siquiera agote entradas en estos pueblos. El pasado 19 de julio, se tuvo que suspender su concierto en los Campos de Lavanda de Almadrones (Guadalajara), por la baja venta de entradas.

«Aléjate de Bustamante», le decían en las redes a Ana Guerra, una triunfita que ha colaborado con él recientemente. La percepción social empieza a ser la de un fracasado, y hace unos meses se rumoreó que su discográfica, Universal, le dio «un pequeño nuevo toque de atención» para que gestione mejor su carrera.

En Universal ni confirman ni desmienten ese «toque», y confían plenamente en su capacidad para seguir enamorando a muchos fans. Pero quizá sea él quien necesite estar enamorado de verdad. Sólo él y su actual pareja -la bailarina rusa Yana Olina- saben si está en ese camino.