¿Cuál es el estilo de música favorito de los españoles?

El estudio Music Consumer Insight Report revela interesantes detalles sobre los hábitos de los amantes de la música

Actualizado:

En los servicios de streaming hay alrededor de 40 millones de canciones disponibles, enmarcadas en cerca de 2.000 géneros. ¿Cuáles son los que más gustan a los españoles?

El estudio Music Consumer Insight Report 2018 asegura que, en términos globales, el pop y el rock son los géneros musicales que la mayoría de la gente consume (el 64 y el 57 % respectivamente). Sin embargo, ese «pop» tiene ligeros matices, influenciado por la cultura de cada país. En Japón triunfa el j-pop, en Corea el k-pop, los gustos franceses se decantan por el varieté française y en toda América Latina el pop en español es el favorito de los consumidores. En Brasil, la música popular brasileira está muy enraizada entre los consumidores (el 55% de ellos la escuchan) y en los dos países donde se ha puesto un especial foco, China e India, el c-pop y el bollywood new son los géneros más escuchados, respectivamente. Por detrás se sitúan, en la media de todos los países y por orden de interés, el resto de géneros musicales, como la música electrónica y de baile (el 32 %), música perteneciente a bandas sonoras (el 30 %), rap (el 26 %), de cantautor (el 24 %) y clásica (el 24 %), entre otros.

En el caso español, el pop es el género que predomina por encima de la media mundial en cuanto a gustos a la hora de la selección musical (el 76 %), estando mucho más por encima del reguetón de lo que cabría esperar (el 26 %). El flamenco y la canción española también pegan bien fuerte en el 24 % de los encuestados. La tendencia de moda, según datos de otro estudio de Spotify, es el «flamenco urban» o «trap flamenco», ya que su consumo ha subido un 548% desde comienzos de 2018. Rosalía, Dellafuente y Nyno Vargas son los artistas desea escena con más oyentes mensuales, con 2,4 millones, 800.000 y 440.000 respectivamente. Por su parte, Daviles de Novelda, FlowZeta y Rosalía han aumentado sus escuchas en Spotify un 5.400%, un 3.300% y un 2.067% desde inicios de 2018.

¿Cómo y cuándo escuchamos?

El tiempo que se dedica a escuchar música se sitúa en una media de 17,8 horas a la semana, unas 2,5 horas diarias, (algo menos en nuestro país, 16,9 y 2,4 horas respectivamente) y preferimos el teléfono móvil como dispositivo. De hecho estamos por encima de la media global en el uso del smartphone para acceder a la música que nos gusta escuchar, teniendo el porcentaje más alto de Europa (el 79 % de los consumidores en España frente al 75 de media global, el 67 % de Reino Unido o el 66 % de Francia y Alemania).

Si nos centramos en usuarios jóvenes, de entre 16 y 24 años, este dato se dispara en España hasta el 95 % (un 1 por ciento más que el dato global). Estos mismos usuarios jóvenes elegirían escuchar música a través de sus móviles si sólo pudieran elegir un dispositivo (el 58 %) y sería a través de un servicio de audio en streaming (el 50% en términos globales y bajaría al 47 % en el caso español) si solo tuvieran esa vía para acceder a contenidos musicales.

Precisamente el Music Consumer Insight Report 2018 señala a los jóvenes y adultos jóvenes (16 a 24 años) como los más activos en la escucha diaria de música al estar presente en muchas de sus actividades diarias. No es extraño cruzarse a diario con ellos y observar que desde sus orejas se descuelgan auriculares donde con toda seguridad suenan las notas de sus canciones favoritas. Para ellos, el desplazamiento al trabajo o a su centro de estudios es el momento adecuado para consumir música (el 72 % de estos jóvenes lo hacen en el mundo y el 74 % en España), aunque también les sirve para relajarse en casa (69 y 61 % respectivamente) o a la hora de retirarse al descansar (el 30 frente a solo el 28 % en España). Estas actividades favoritas para escuchar música, se complementan con otras presentes en la mayoría de los grupos encuestados, como durante los desplazamientos en el coche (lo hacen el 66% en todo el mundo frente al 71 % en España), cocinando o limpiando en casa (el 54 y el 53 % respectivamente) mientras trabajamos o estudiamos (el 40% y el 36 %) o al acudir al gimnasio (el 36 % en términos globales y el 38 % en España).