Los Beatles, durante el mítico concierto en la azotea del número 3 de Savile Road
Los Beatles, durante el mítico concierto en la azotea del número 3 de Savile Road - ABC

El contrato con el «quinto Beatle» que catapultó a la fama a la banda de rock inglesa

El documento, que subasta «online» Sotheby's, data de 1962 y lleva la firma de todos los integrantes del grupo británico

Actualizado:

La casa de subastas Sotheby's ha sacado a subasta un contrato original firmado por todos los integrantes de la banda de rock con el mánager Brian Epstein, aunque curiosamente este no firmó. Es el primer contrato que firmaron en el número 12 de Whitechapel St. (Liverpool), el 23 de enero de 1962, tras ser rechazados por Decca Records. El mismo lleva la firma de todos los integrantes del grupo –Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Ringo Starr–.

La puja, inicialmente situada en 140.000 libras, terminará el próximo martes 9 de julio y se prevé que alcance las 300.000 libras. El contrato ya fue subastado en 2008 y alcanzó las 240.000 libras. Otros documentos de la banda inglesa fueron subastados en el pasado, como su primer contrato de grabación, valorado en 60.000 libras, y la demanda con la que McCartney se separaba de la banda, cuyo precio fue de 130.000 euros.

Brian Epstein no firmó el contrato para dejar libertad a la banda
Brian Epstein no firmó el contrato para dejar libertad a la banda

La banda de rock inglesa ha sido una de las más potentes desde que comenzara sus andaduras en 1956 con los Quarry Men. El contrato con Epstein pilló incluso pro sorpresa a los integrantes y algunos –menores de edad– tuvieron que relegar la firma a sus padres.

La relación entre la banda y el mánager fue muy fructífera. Precisamente a este último se le conocía como «el quinto Beatle», debido a que consiguió firmar con discográficas los contratos que lanzaron a la fama a los Beatles.

Epstein fue una persona íntegra y ayudó a la banda en sus primeros pasos, sobre todo. Como consecuencia de este compromiso, el contrato que sale a subasta no lleva la firma del mánager, ya que él avisó a los Beatles de que así podían romperlo cuando quisieran. Lamentablemente, Epstein pasó casi al olvido, hasta que en 2014 fue incluido en el Salón de la Fama del Rock, 47 años después de que hubiera fallecido.

La muerte del mánager causó un impacto muy grande en la banda. Epstein fue encontrado muerto en su casa y la autopsia posterior reveló que había sido causada por una ingesta de barbitúricos, posiblemente mezclados con alcohol. A pesar de su muerte, la banda se convirtió en leyenda gracias a él, responsable de otorgarles ese aspecto de universitarios rockeros. Sin Epstein, los Beatles, probablemente, no habrían corrido la misma suerte.