La sala Bataclan, en París
La sala Bataclan, en París - AFP

El concierto de un rapero de origen argelino en la sala Bataclan desata la polémica en Francia

La carrera de Médine, cuya actuación está prevista para el próximo 20 de octubre, está salpicada de escándalos indisociables de la violencia real o potencial de sus canciones

Corresponsal en ParísActualizado:

Ha estallado una nueva batalla en Bataclan, la sala de conciertos que se hizo célebre tras los atentados del 13 de noviembre de 2015, que costaron la vida a 137 personas e hirieron de cierta gravedad a otras 415. Tras aquella noche lúgubre, homenajes y polémicas se suceden a un ritmo peligroso para la supervivencia de la sala de conciertos, convertida temporalmente en escenario de batallas incendiarias.

Los gestores de la sala han programado para el próximo 20 de octubre un concierto de Médine (Médine Zaouiche), un rapero francés de familia argelina, cuya carrera está salpicada de escándalos indisociables de la violencia real o potencial de sus canciones.

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional (FN, extrema derecha), ha reaccionado con violencia: «Ningún francés puede consentir que ese tipo vaya a vomitar su basura y porquerías en un lugar donde fueron asesinados un centenar de franceses». Laurent Wauquiez, presidente de Los Republicanos (LR, derecha tradicional), ha publicado esta sentencia en Twitter: «Ese concierto sería un sacrilegio para las víctimas y un deshonor para Francia».

La asociación Life for Paris, que reagrupa a las familias de las víctimas del atentado, no comparte tales opiniones, apoya la celebración del concierto de Médine, y ha publicado un brevísimo comunicado, afirmando: «Los gestores del Bataclan también tuvieron familiares entre las víctimas y deben ser libres de programar los conciertos de la sala como lo estimen oportuno, bajo el control de la prefectura de Policía de París, claro está».

División

En realidad, la batalla en curso estalló cuando la sala de conciertos volvió a programar nuevos espectáculos, tras la tragedia. Grupos y cantantes han estado divididos entre partidarios de «volver a la normalidad» y el deseo de «olvidar» y no volver nunca más a Bataclan.

La programación de Médine ha reabierto heridas cancerosas. Sin ser el más radical de los raperos franceses (de familia magrebí o africana, en su mayoría), canta y pone en escena canciones que «chocan» o «pueden chocar» en terrenos inflamables. Cuando Médine habla de «laicidad», por ejemplo, los oyentes no siempre comparten su visión «crítica» de un concepto que atiza pasiones culturales muy profundas. Cuando Médine habla de «yihad», tampoco es siempre fácil comprender el sentido preciso de un término evidentemente asociado a las pasiones criminales terroristas. El rapero se defiende afirmando que se trata de versiones «críticas» contra el uso y abuso de tales conceptos, evidentemente asociados a un conflicto social, cultural y político de inmenso calado.

Más allá de la crisis en curso, la nueva batalla cultural de la sala Bataclan plantea un debate de inmenso calado sobre el puesto de lo «multicultural» para la Francia de hoy y mañana.