Compositoresgallegos

POR ANTONIO IGLESIAS«Música en Compostela», creada por Andrés Segovia y José Miguel Ruiz Morales en 1958, desarrolla su tarea docente, además de en dos monumentales aulas en la Facultad de Medicina

Actualizado:

POR ANTONIO IGLESIAS

«Música en Compostela», creada por Andrés Segovia y José Miguel Ruiz Morales en 1958, desarrolla su tarea docente, además de en dos monumentales aulas en la Facultad de Medicina, Conservatorio histórico e Iglesia de Sampaio, impartiendo sus «lecciones públicas» o serie de conciertos que completan la misión básica de estos ciclos, interpretando nuestros pentagramas de toda época y estética. En tan loable cometido colaboran la Sinfónica coruñesa y la Filharmonía santiaguesa.

El primero de estos conciertos nos lo brindó la colectividad compostelana bajo la dirección de Maximino Zumalave, con un programa encabezado por el lucense Jesús Bal y Gay, con su «Concerto grosso», de inspiración bachiana, al que seguían Antón García Abril (sus exquisitos «Cantos de pleamar»), José Luis Turina («Crucifixus») y Manuel Palau con su «Divertimento».

En un segundo concierto, páginas del llorado Manuel Balboa, «Yunkel», de Juan Durán, su «Concerto para trompa y orquesta» con un solista, profesor de la Filharmonía, excelente Jordi Ortega en «Mondariz», Xavier de Paz y su «O mencer dos soños» y Fernando Alonso, con «El sueño de una noche de verano». Aunque «Música en Compostela» se dispone a festejar en 2007 su medio siglo, es ya lícito considerarla «pionera» de un movimiento musical con un elenco de compositores jóvenes gallegos. Díganlo si no, esta labor informativa de indudables valores compositivos de ambas manifestaciones, trazada por los excelentes profesores de la Filharmonía llevada con pulso seguro y avezado conocedor, por Zumalave, que figura en la terna de profesores de «Música en Compostela».