Bono, de U2
Bono, de U2 - ABC

Cinco estrellas de la música que se llevaron un guantazo (y se lo merecían)

Desde Frank Sinatra a Mick Jagger, muchos artistas célebres han recibido un «correctivo» en algún momento de su carrera

Nacho Serrano
Actualizado:

Las estrellas del pop y el rock parecen seres semidivinos e intocables, a los que nunca les ocurre nada malo más allá del acoso de los fans. Pero la realidad es que muchas de ellas se han llevado un guantazo en algún momento de su carrera.

12345
  1. Frank Sinatra

    El gran Frank Sinatra, con ese aura de elegancia y corrección, es una de las figuras más insospechadas de esta lista. Pero una noche en un casino de Las Vegas acabó recibiendo un puñetazo en toda la boca, tal como rememoró su amigo Paul Anka recientemente en ABC: «Sinatra perdió los nervios porque había perdido todas sus fichas, y como había bebido un poquito (risas), aquello acabó de una forma muy verbal, por decirlo de alguna manera (risas). En un momento dado, Frank tiró la mesa de juego, en la que había un café que acabó yendo a parar a la chaqueta del jefe del casino, que tenía conexiones con la mafia. Se levantó y de pronto escuché un golpe y vi un diente de Frank volando por delante de mis narices. Fue algo increíblemente surrealista para alguien tan joven como yo».

  2. Glenn Danzig

    El legendario líder de los Misfits, Glenn Danzig, también se llevó un buen golpe después de un concierto con su proyecto en solitario. En julio de 2004, su gira pasó por Tuba City (Arizona), y en la sala de conciertos discutió con una banda local, los North Side Kings, acerca de los horarios y las condiciones del show. Se suponía que Danzig iba a tocar a medianoche con los North Side Kings de teloneros, pero la estrella decidió invertir el orden: él tocaría primero, y la banda local después. Sin embargo, al terminar el concierto de Danzig los técnicos empezaron a desmontar el escenario, así que uno de ellos se acercó a Danzig para pedir explicaciones. En un momento dado de la discusión, éste gritó «Fuck you, motherfucker» («Que te jodan, cabronazo») y le empujó contra la pared. La reacción del músico local no se hizo esperar, soltando un derechazo que lo derribó y lo lanzó al suelo:

  3. Mick Jagger

    Pocos meses antes de emprender su carrera en solitario, allá por 1984, Mick Jagger acudió a una reunión de los Rolling Stones en Amsterdam. La idea era planear el siguiente álbum de la banda, pero él y Keith Richards también aprovecharon la coyuntura para salir por la ciudad y pegarse una buena fiesta juntos. Horas más tarde, ya de madrugada, los dos volvieron al hotel donde se hospedaba todo el grupo, y decidieron seguir con la juerga en la habitación de Keith. En un momento dado, a Mick le dio por llamar a Charlie Watts para que se les uniera, así que levantó el teléfono de la suite y llamó a su habitación. Watts, que estaba profundamente dormido, sólo escuchó a Mick gritar «¿Dónde está mi baterista? ¡Quiero que vengas! ¡Mueve tu culo hasta aquí». Watts se vistió lentamente, se puso un bonito traje y una corbata, se dirigió hacia la habitación de Richards, llamó a la puerta, y en cuanto Mick la abrió, le soltó un tremendo puñetazo que lo tiró al suelo.

  4. Pete Townshend

    El guitarrista de The Who también probó la misma medicina, esta vez de parte de su compañero, el cantante Roger Daltrey. Corría el año 1973, cuando el grupo estaba inmerso en los ensayos de «Quadrophenia». Un día, Townshend no se tomó en serio los horarios e hizo esperar durante horas a sus compañeros, lo que desató la ira de Daltrey. En cuanto le vio aparecer por la puerta, discutió con él y le dio un puñetazo tan fuerte que el propio Daltrey temió por la vida del guitarrista, que relató así los hechos: «Entré en el estudio, sin haber dormido durante dos días después de hacer las mezclas finales. Había estado bebiendo brandy en mi gran limusina Mercedes. Roger estaba en el estudio, llevaba esperándome cinco horas. ‘Lo hemos hecho’, le grité. ‘¿Sí? Bueno, yo he estado aquí desde la una y me voy’. ‘Puedes irte a tomar por culo’, le dije. Me apartó de su camino, le escupí y me noqueó. Cuando volví en mí, alrededor de una hora más tarde, había perdido la memoria de dos días. Roger es un hombre de un puñetazo».

  5. Bono

    En diciembre de 1980, U2 estaba dando un concierto en Connecticut (EEUU) cuando de pronto, el batería Larry Mullen notó que tenía un problema con su batería. «Bono quería empezar una canción, pero yo tenía un problema con mi batería que se movía y el bombo estaba prácticamente fuera de mi alcance. No tenía ni las baquetas en la mano», contó el baterista en la autobiografía «U2 by U2». La reacción del cantante no fue la de un leal compañero, precisamente: «Yo había dado la entrada para la canción, pero Larry no entraba. Miré para atrás y me pareció que se escondía detrás de la batería. Le agarré para mostrar al público que el batería se escondía detrás de su instrumento y la lancé al público». En ese momento, el guitarrista The Edge acudió en defensa de Mullen y propinó un puñetazo a Bono, que tiempo después reconoció: «The Edge me asestó un buen golpe».