Christina Rosenvinge
Christina Rosenvinge - ABC

Christina Rosenvinge: «Había fantaseado con ganar este galardón algún día»

La artista fue reconocida ayer con el premio Nacional de las Músicas Actuales

MadridActualizado:

Ayer, al teléfono de Christina Rosenvinge debió faltarle poco para estallar, y no solo por las felicitaciones de amigos y familiares. Su oficina de prensa se las vio y deseó para conectar a todos los periodistas que querían darle la enhorabuena y, por supuesto, conocer su reacción ante la noticia: la artista madrileña ha sido galardonada con el premio Nacional de las Músicas Actuales del Ministerio de Cultura y Deporte, dotado con 30.000 euros.

Absoluta y totalmente inesperado, ¿no?

Sí, porque no sabía ni cuándo se entregaban los premios, ni quién estaba en el jurado... y no consideraba la posibilidad de entrar en la quiniela.

¿No cree que se ha subestimado?

Sí había considerado la posibilidad otros años, pero este año he estado muy metida en el trabajo del libro que estoy escribiendo y no lo había pensado. Pero sí, he fantaseado con ganar este premio alguna vez, claro.

La cuenta pendiente de todo artista es devolverle algo a la música, en agradecimiento por lo que la música le ha dado. Este premio significa precisamente eso, ¿no? Que ha aportado algo a la Cultura.

Para mí es muy bonito porque es el premio cultural más importante que se entrega en España, así que sí, significa que he aportado algo valioso. Eso para mí es muy importante. Valida mucho trabajo que no siempre he hecho de cara al público. No he transitado los caminos más fáciles y este premio valora una trayectoria poco convencional, muy personal.

De su carrera se destaca el «proceso de búsqueda». ¿Cuál ha sido el obstáculo más difícil de sortear en esa búsqueda?

He vivido momentos de éxito mayoritario, pero después he hecho apuestas muy arriesgadas. Mi trayectoria empieza una línea ascendente en «Tu labio superior», que es justo cuando vuelvo a escribir en castellano y a reenamorarme de este idioma. Desde entonces, la calidad literaria es algo que he buscado deliberadamente en mis últimos trabajos.

Cuando menciona lo arriesgado de sus apuestas, se refiere a que se ha encontrado con mucha gente que no creía en usted?

El problema no era tanto que no creyeran en mí, sino los prejuicios de la industria acerca del tipo de música que tenía que hacer yo. Eso añade dificultades, porque uno necesita que le financien las ideas. Y cuando te dicen que por qué haces esto en lugar de esto otro con lo que ya has vendido millones de discos, pues hay discusión. Contra eso sí he tenido que luchar muy activamente.

Este premio es un poco «zasca» a esa gente, ¿no?

Bueno, es una manera de encontrarle una moraleja a esta historia. La moraleja en mi caso es que, si tienes una visión, persíguela porque al final todo el mundo acabará viéndola también. No debes hacer lo que la gente piensa que te corresponde hacer.

¿De qué trata el libro que está escribiendo?

Empezó como un ensayo muy frío y técnico sobre cómo debe escribirse el verso cantado y lo he acompañado de diarios acerca de mis canciones y el contexto en que fueron escritas.

—¿Qué será lo próximo?

—Además del libro, que es para el año que viene, tengo otro proyecto muy interesante, que no puedo desvelar aún.