El CDMC celebra sus 20 años con una Academia de música contemporánea

El director de orquesta Arturo Tamayo, premio Nacional de Música, es el responsable artístico de esta academia en la que participarán ex miembros de la Jonde

SUSANA GAVIÑA
Actualizado:

MADRID. El Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC) está de celebraciones ya que este año se cumplen veinte desde su creación en 1983. Desde entonces han dirigido su destino relevantes personalidades del mundo de la música-Luis de Pablo, José Luis García del Busto, Tomás Marco, Jesús Villa Rojo y Consuelo Díez-, algunos de ellos relacionados muy directamente con el mundo de la creación como es el caso de su actual responsable, el compositor Jorge Fernández Guerra, quien cumplirá dos años al frente de esta institución el próximo mes de febrero.

El CDMC, que depende directamente del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), ha jugado durante estas dos décadas un papel fundamental en la difusión de la creación contemporánea, «una tarea a la que debe dedicarse la Administración central además de otras», como subrayó ayer durante la presentación de su programación para el año 2003 el director general de Inaem, Andrés Amorós. Y un campo en el que siguen existiendo «reticencias» de los aficionados lo que justifica plenamente la existencia de este centro.

Entre todos los actos programados para celebrar este aniversario, el director del Inaem destacó la creación de una Academia de música contemporánea, «en la que hemos puesto muchas esperanzas», y que estará a cargo del director de orquesta Arturo Tamayo, reciente premio Nacional de Música. Por su parte, Tamayo manifestó su convicción de que «el director de orquesta es un pedagogo y eso es lo que se trata de hacer con esta Academia». El director madrileño mostró su deseo de trasladar su amplia experiencia en este campo, demostrada en países como Alemania, a España «donde empieza a cambiar la visión de los jóvenes y hay que aprovecharla». Su fórmula: brindarles la oportunidad de «dar conciertos»; el método: «que los jóvenes se enfrenten a grandes personalidades de la música contemporánea y que después vayan en otras direcciones». La Academia, que ya ha recibido más de cincuenta solicitudes, está dirigida a los ex integrantes de la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde) pero no a los que ya tengan una trayectoria profesional consolidada. «Se trata de un master de alta especialización en música contemporánea», matizó el director artístico de la Jonde, José Luis Turina, que a las reticencias del público hacia la creación actual añadió las de muchos intérpretes. La actividad de la Academia, que tendrá su sede en el Aula de Música de Alcalá de Henares, se verá reflejada en tres conciertos que tendrán lugar en febrero, marzo y abril, representado cada uno de ellos «una convocatoria distintas con tutores profesionales», explicó Fernández Guerra.

Respecto al resto del programa para este año, que contará también con la participación de la Orquesta de la Comunidad de Madrid que ofrecerá tres conciertos, el director del CDMC destacó el ciclo monográficos dedicado a los anteriores directores del centro y que inaugurará mañana Luis de Pablo; el programa dedicado a la creación francesa, «Francia hoy»; un ciclo en el que convivirán la música contemporánea con la música antigua; el apartado «Grupos invitados» recibirá, entre otros, al Trío Mompou, al Grupo Cosmos 21 y al Plural Ensemble, además de celebrarse sendos homenajes a dos compositores recientemente desaparecidos: Miguel Alonso y María Escribano. «Citas que quieren ser un retrato de lo que ha sido y quiere ser el CDMC».