Carmen Calvo traerá a Madrid a Barenboim, tras «prescindir» de él Esperanza Aguirre

EFE/
Actualizado:

MADRID. El Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Madrid han llegado a un acuerdo para que, finalmente, Daniel Barenboim venga a Madrid en julio, como lo ha hecho en los cuatro veranos anteriores, según informó a Efe la ministra Carmen Calvo. Pero Barenboim y su orquesta de la Staatsoper de Berlín no vendrán al Teatro Real, como en años anteriores, sino a la Plaza Mayor de Madrid, el viernes 9 de julio, para ofrecer un concierto al aire libre y de entrada gratuita, en el arranque de la programación de los Veranos de la Villa, indicaron fuentes municipales.

La Comunidad de Madrid decidió este año, tras la llegada de Esperanza Aguirre a la presidencia, prescindir de Barenboim y sus huestes berlinesas para protagonizar el Festival de Verano del Teatro Real, al que venían acudiendo, con gran éxito, desde 2000. El consejero de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas, reconocía días atrás, en la presentación de la programación del Festival de este año, que comienza esta noche en el Real, que la decisión de prescindir de Barenboim se debía, sobre todo, a razones de índole económico.

Una noche muy especial «Me daba muchísima pena que Barenboim no estuviera este año en Madrid. Será una noche muy especial», afirmó la ministra de Cultura, quien, tras conocer que el pianista y director de orquesta argentino no vendría este año al Real, encargó al director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), José Antonio Campos, «que hiciera todo lo posible para que viniese». «Hice mucho para que Barenboim se vinculara con Andalucía y haré todo lo posible para que no se desvincule de Madrid», agregó Carmen Calvo. «Campos -recordaba ayer- se puso manos a la obra y en el plazo de ocho o diez días me dijo que ya estaba hecho», tras lograr un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid.

Para sustituir a Barenboim la Comunidad ha apostado por una programación que permita, a precios populares, abrir el teatro a un público menos familiarizado con la lírica y joven. El director de orquesta tenía la previsión de venir al Teatro Real con la ópera de Arnold Schoenberg «Moisés y Aarón».