Jim Morrison, líder de The Doors
Jim Morrison, líder de The Doors

Canciones (largas) que forman parte de la historia del rock and roll

A pesar de que la duración perfecta de un tema suele estar establecida en torno a los tres minutos y medio, no son pocos los grandes grupos que se han atrevido a desafiar la paciencia de sus fans

MadridActualizado:

A pesar de que la duración perfecta de una canción suele estar establecida en torno a los tres minutos y medio, no son pocos los grandes grupos que a lo largo de la historia se han atrevido a desafiar la paciencia de sus fans con temas que los sobrepasan (y de largo). Hay algunos que, incluso, llevan ese desfío al límite, como la banda alemana Phrasenmäher, que se atrevió a lanzar la que, hasta el día de hoy, es considerada la canción más larga de la historia por Guinness World Records: «Zwei Jahre», con una duración que supera los 90 minutos.

Dejando a un lado lo anecdótico, muchos músicos han alcanzado el éxito, o bien construido su carrera, gracias a temas que superan de largo los tres minutos y medio. Dentro de este grupo se encuentra, por ejemplo, la conocida banda californiana de mediados del siglo pasado The Doors. «The End», uno de sus primeros temas y también entre los más conocidos del grupo, roza los 12 minutos. Por otra parte, Elektra, discográfica de esta banda, así como de algunos de los grupos más representativos del rock underground de entonces (The Stooges, MC5 o Love), optó por cortar la que, probablemente, fue su canción más conocida: «Light My Fire». La pista, de una duración original superior a los 7 minutos, se redujo hasta los 4.40 en su versión radiofónica.

Otro grupo nacido a finales de los años sesenta como la (actualmente) reconocidísima The Velvet Underground también triunfó, al menos entre los amantes de la música alternativa de la época, con un largo (y atrevidísimo) tema: «Heroin» (7.16 minutos). Esta canción, nacida de la aguda mente de Lou Reed y considerada a día de hoy como una de las mejores de la historia del rock and roll, narra en primera persona la adicción de un hombre a la heroína. Un argumento muy en la línea del delirio contracultural y creativo que fue esta banda estadounidense. Del álbum en el que aparece, llamado «The Velvet Underground & Nico», ese que tiene en la portada el plátano amarillo de Andy Warhol, se dice que cada persona que lo compró (que no fueron muchos en la época) fundó una banda de rock.

Dejando a un lado los derroteros marginales de la Velvet, otros grupos más conocidos, como Led Zeppelin, también sobrepasaron con creces los tres minutos y medio en algunas de sus piezas más reconocidas. Dentro de la producción de la banda liderada por Robert Plant y Jimmy Page, el ejemplo más sonado es , sin duda, el de la faraónica «Stairway to Heaven». Ocho minutos de música, considerados por la revista Rolling Stone entre los mejores de la historia del rock and roll, que los integrantes del grupo han llegado a aborrecer. Plant afirmó, en declaraciones a «Los Ángeles Times», que si tuviese que interpretarla cada noche «se partiría en mil pedazos».

Sin salir del Reino Unido, no se puede hablar de canciones históricas del rock sin hacer mención a The Beatles. Solo comentar las historias detrás de las letras del cuarteto de Liverpool ya daría para escribir varios libros. Desde «Lucy in the Sky with Diamonds», una canción que, según las malas lenguas, fue compuesta por Paul McCartney y John Lennon después de su primera experiencia con el LSD, hasta «A Day in The Life». Esta última, también parte del disco «Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band», tiene una duración superior a los 5 minutos (cerca de otras de las grandes canciones de los de Liverpool, como « Hey Jude» o «I want you»).

«A Day in The Life» fue censurada por BBC debido a una parte de la letra en la que se dice «I'd love to turn you on» («Me encantaría excitarte»). Los ejecutivos encontraron en esa frase una llamada a drogarse.

Otro que triunfo en la década de los sesenta, y de que manera, fue Don McLean. En «American Pie» el músico grabó uno de los mayores reconocimientos que se recuerdan en la historia de la música. En este caso, el músico se decidió ha realizar un homenaje póstumo a uno de sus ídolos de la infancia, nada más y nada menos que Buddy Holly. Lo cierto es que McLean dio a luz un tema a todas luces inmortal. Versionado, entre otros, por Madonna, y empleado tanto en cine como en televisión.

Ahora, para hablar de canciones de larga duración que forman ya parte de la historia, es dfifícil no hacer referencia a «Echoes» de Pink Floyd, considerada por algunos como una de las piezas musicales más ambiciosas de siempre. Esta canción, que supera los 23 minutos, fue la escogida por Roger Waters y compañía para dar carpetazo a «Meddle», el que fue el sexto álbum de estudio de la banda británica.

Y desde las islas, pegamos otro salto para volver a Estados Unidos. Ya a princípios de la década de los novente, Guns N’Roses, ese fenómeno musical que sigue llenando estadios, como demostraron recientemente en España, dejaba a los amantes de la música patidifusos con su « November Rain», sin duda una de las canciones más reconocibles de finales del siglo pasado. La banda, liderada por Axl Rose y Slash, que en este tema toca uno de los solos de guitarra más importantes de siempre, se atrevieron a llegar a superar los 8 minutos en esta canción. La jugada no les salió nada mal. Incluso a pesar de que la canción fue ideada por Axl y el resto de la banda no acababa de ver claro el sonido orquestal que se le quiso dar a la pieza.

Unos diez años después después del nacimiento de «November Rain», otro grupo estadounidense ponía la escena musical patas arriba con un tema de larga duración. Ese es el caso del «Jesus of Suburbia» de Green Day, que se puede encontrar en el disco «American Idiot». El líder del grupo, Billie Joe Armstrong, mencionó en alguna ocasión que esta canción supuso un intento de crear su propio «Bohemian Rapsody». Lo cierto es que al grupo le encanta esta canción de Queen. Tanto que se han atrevido a interpretarla en algún directo.