Peter Fonda
Peter Fonda - EP

La canción que Peter Fonda inspiró a los Beatles durante un «viaje» de LSD

El actor de la contracultura estadounidense conoció a la banda de rock inglesa en una casa alquilada de Estados Unidos en 1965

Actualizado:

Los sesenta fueron el punto álgido de las drogas alucinógenas como el ácido, más conocido como LSD. En todas las fiestas en las que aparecían los Beatles, existía este modo de entretenimiento; allá donde iban abundaban la droga, las mujeres y la música, por supuesto. Incluso cuando estaban de conciertos, nada de esto faltaba. Así fue en la gira veraniega estadounidense de 1965, año en que los músicos conocerían al gran actor de la contracultura del país, el ya reconocido Peter Fonda (1940-2019). Aunque la relación no fue muy buena.

Por aquel entonces, los Beatles ya causaban furor y, allá donde desembarcaban, eran seguidos por una horda de cámaras y periodistas que querían cualquier exclusiva. Esto incordiaba bastante al grupo, que siempre tenía que celebrar sus famosas fiestas en casas cerradas, sin poder salir al exterior. Así sucedió en una casa alquilada en California, donde los músicos estaban reunidos con el recientemente fallecido Peter Fonda, junto a los integrantes de la banda The Byrds Roger McGuinn y Dave Crosby.

George Harrison, John Lennon y Ringo Starr habían tomado LSD junto a Fonda, McGuinn y Crosby. Paul McCartney decidió no participar aquella vez, ya que quería estar despejado. En la sala, el sol brillaba y una decena de mujeres de «Playboy» bailaban mientras ellos disfrutaban de su viaje, sentados en sofás contiguos, según contaría Lennon después. En ese momento, Harrison, el Beate silencioso, comenzó a sofocarse y a proferir gritos desesperados. «¡Voy a morir! ¡Voy a morir!», repetía. A lo que Fonda se le acercó e intentó calmarle diciéndole que él ya había experimentado la muerte –Pete se disparó a sí mismo en el estómago con 10 años–. «No te preocupes, George. Yo sé lo que es estar muerto», sentenció.

Pero Lennon aquella tarde estaba de muy mal humor tras haber visto la cinta «Cat Ballou», protagonizada por Jane Fonda, hermana de Pete. Minutos antes, la película había provocado una discusión acalorada, ya que Lennon la detestaba. Así que las palabras de Fonda no le sentaron nada bien y menos durante un «viaje». El músico invitó bruscamente a Pete a abandonar la casa: «¿Sabes lo que es estar muerto? Me haces sentir como si no hubiera nacido. ¿Quién te ha metido esa mierda en la cabeza?».

Un año más tarde, Lennon compondrá la canción «She Said She Said» (Ella dijo ella dijo), que rememora este angustioso momento que tuvieron que vivir. Originalmente, el título iba a ser «He Said He Said» (Él dijo Él dijo), en referencia a Peter Fonda y sus comentarios, aunque Lennon se retractó en el último momento, ya que le pareció demasiado violenta.

La letra de la canción resume la situación que vivieron en la casa californiana: «She said / I know what it's like to be dead / I know what it is to be sad / And she's making me feel like I've never been born / I said / Who put all those things in your head» (Ella dijo / Yo sé lo que es estar muerta / Yo sé lo que es estar triste / Y ella me hace sentir como si no hubiera nacido / Yo dije / Quién puso esos pensamiento en tu cabeza).

Cuatro años más tarde, Fonda triunfaría con su aclamada película «Easy Rider», icono de la contracultura estadounidense de los sesenta. Por suerte, su incómoda velada junto a los Beatles se convirtió en una pequeña obra de arte publicada en el álbum «Revolver» (1966), uno de los más reconocidos de la banda inglesa. Y, todo eso, gracias a Peter Fonda, que hizo sin quererlo ni beberlo de musa. Al final, todo se quedó en un mal «viaje».