La cantante islandesa Björk
La cantante islandesa Björk - ABC

Björk imprime su sello tecnológico al Sónar

La cantante islandesa protagonizará una exposición y ofrecerá una sesión de discjockey de cuatro horas en el festival barcelonés

BARCELONAActualizado:

Sólo ha actuado en el festival en una ocasión -memorable recuerdo el de su concierto de 2003, con el público desbordando cualquier previsión organizativa-, pero con los años Björk se ha convertido en lo más parecido a un fetiche sintético y una musa tecnológica para el Sónar. Tanto es así que en, su XXIV edición, la cita barcelonesa se rendirá a la cantante islandesa para convertirla en protagonista destacada de su programación con una exposición, una conferencia y una sesión especial a los platos.

No habrá actuación en directo ni nueva presentación de «Vulnicura», su último trabajo de estudio, pero sí un buen puñado de argumentos para subrayar que, como sostienen los responsables del festival, «Bjork trasciende géneros y reinventa el pop del siglo XXI». En este sentido, uno de los reclamos paralelos del Sónar será «Björk Digital»,exposición «inmersiva» que llegará al Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) para dar buena cuenta de los trabajos digitales de la artista islandesa y airear sus colaboraciones con creadores como Jesse Kanda, Andrew Thomas Huang y James Merry, entre otros.

«Es una ópera tecnológica en diferentes actos», avanzan desde el CCCB sobre una muestra cronometrada y milimetrada que reúne desde el videoclip que realizó junto a Huang por encargo del MoMA neoyorquino a proyectos como «Mouth Mantra», en el que Jesse Kanda captura el interior de la garganta de la artista mientras canta. Sus colaboraciones audiovisuales con realizadores como Michel Gondry o Spike Jonze o impactantes, reflexiones interactivas sobre la relación entre tecnología y naturaleza y proyectos de envergadura como «NotGet VR», en el que Warren Du Preez y Nick Thornton Jones transformaron a la autora de «Vespertine» en una polilla gigante, completan el recorrido por una exposición que podrá verse entre el 14 de junio y el 24 de septiembre y para la que es imprescindible reservar fecha y hora.

Además de protagonizar una exposición con la que el CCCB quiere reflexionar sobre la importancia del «cómo» en la manera de hacer cultura, Björk también inaugurará la pata musical del festival con un dj set de cuatro horas de duración el miércoles, 14 de junio. La cita, con un aforo limitado a 3.000 personas y para la que hará falta una entrada específica, tendrá su complemento en una conferencia que la islandesa ofrecerá en el marco de Sónar+D, congreso de creatividad y tecnología en el que explicará su relación con el mundo audiovisual.