Barenboim, ayer en Pilas

Barenboim confirma que la orquesta se quedará en Andalucía más allá de dos años

J. M.
Actualizado:

Daniel Barenboim afirma que el West-Eastern Divan continuará en Andalucía, ya que el lugar donde se realiza, en su opinión, «resulta ideal».

Según el maestro, el taller tendrá su sede en esta comunidad durante las próximas temporadas, más allá de los dos años que tiene ya comprometidos con la Fundación Tres Culturas. Además, el próximo año, el West-Eastern Divan ofrecerá una gira por diversas ciudades de esta comunidad, ya que, según el director, «le prometí al presidente Chaves que haríamos un esfuerzo aún más grande para ir a otros sitios de Andalucía. Eso es muy importante para el taller y para Andalucía. Espero poder aportar algo a los músicos de esta comunidad».

Aunque los proyectos de Barenboim para Andalucía no se detienen ahí, ya que, aunque reconoce que por ahora «no hay nada concreto, existe una voluntad política muy grande y espero que podamos concretar algo».

Si la música es una de las dos patas de este taller, la otra es la convicción de que el conflicto de Oriente Próximo debe tener una solución pacífica, no violenta. Y aunque Barenboim reconoce que no van a conseguir la paz con la música, el taller que codirige con el escritor palestino Edward Said ayuda a que palestinos e israelíes conozcan la realidad del otro. «Se lucha contra la ignorancia del otro».

Barenboim, quien afirma que el Divan no tiene «ningún programa político», no es ajeno a la actual situación que atraviesa el conflicto palestino-israelí y cifra sus esperanzas en el desarrollo de la «Hoja de Ruta», que considera un documento «que, aunque no me gusta, porque no se ocupa de muchos lados esenciales del conflicto, no hay otra cosa mejor ahora, así que hay que coger cualquier posibilidad de mejorar las cosas y transformarlas».

El director mantiene que la solución de este conflicto necesitará de la ayuda internacional, ya que «hay muchas cosas que tienen que ser resueltas por el propio Israel y los palestinos, pero luego tiene que venir una fuerza que les obligue a realizarlo, porque solos no pueden hacerlo, pero siguiendo las órdenes de los demás, tampoco. Tiene que haber una amalgama de las dos cosas».

Daniel Barenboim y el escritor palestino Edward Said fundaron hace cinco años el taller West-Eastern Divan con la idea de constituir un taller para jóvenes músicos de Israel y los países árabes de Oriente Próximo, que sirviera tanto para el perfeccionamiento musical, como para facilitar la convivencia de jóvenes de países enfrentados antagónicamente. Tras celebrar sus primeras ediciones en Chicago y Weimar, desde el año pasado el taller del Divan tiene su sede en Andalucía, concretamente, en la residencia Lantana de la localidad sevillana de Pilas. Esta iniciativa hizo acreedores el pasado año a Barenboim y Said del premio Príncipe de Asturias de la Concordia.