El director de orquesta Daniel Barenboim
El director de orquesta Daniel Barenboim - AFP

Barenboim, acusado de malos tratos a músicos de su orquesta

El director rechaza las acusaciones y dice que forman parte de una campaña para impedir su permanencia al frente de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín

Corresponsal en BerlínActualizado:

El director de orquesta Daniel Barenboim (Buenos Aires, 1942) ha sido acusado por músicos que trabajaron con él en el pasado de malos tratos verbales, entre ellos insultos y humillaciones, e incluso de ataques físicos.

La junta directiva de la Staatskapelle expresó su respaldo al director argentino-israelí Daniel Barenboim, acusado por músicos que trabajaron con él en el pasado de malos tratos verbales, insultos, humillaciones e incluso de ataques físicos. El director general de la Staatsoper, Matthias Schulz, declaró que las acusaciones serán estudiadas y se buscará un diálogo con todos los implicados. En un primer intercambio de información, el director desmintió los malos tratos y achacó sus puntuales arranques iracundos a que tiene «un poco de sangre latinoamericana». Barenboim reconoce que se impacienta cuando un músico no da lo mejor de sí mismo pero que le sucede «rara vez» y ha pedido disculpas «no por una persona determinada, sino por toda la orquesta». Atribuye, por otra parte, el hecho de que esos malos tratos se hayan hecho públicos ahora, tantos años después, a una campaña paradesplazarlo de la dirección de la ópera más emblemática de la capital alemana.

El renovado nacionalismo que sacude Alemania afecta también al ámbito de la cultura, y especialmente desde que se supo que dirigiría el Concierto de Año Nuevo de Viena Christian Thielemann –nacido en Berlín y seguramente el mejor exponente de repertorio alemán en la actualidad–, han surgido voces llamando a poner a un director alemán al frente de la Staatskapelle. Es en este contexto en el que el percusionista Willy Hilgers, que trabajó en Unter den Linden entre 1998 y 2013, ha denunciado en el programa de radio BR Clasik que las humillaciones infringidas por Barenboim le produjeron hipertensión y depresiones, llegando a recurrir a antidepresivos. El trombón Martin Reinhardt, que estuvo trece años en la Staatskapelle y ahora toca en Copenhague, recuerda súbitos cambios de humor que le causaban insomnio por miedo a ir al trabajo. En cuanto a los malos tratos físicos, una fuente anónima ha hablado de músicos a los que zarandeaba sujetándolos por la solapa.

«Son muchos años de éxitos y la confianza en Barenboim permanece intacta», dijo un portavoz de la orquesta. Quien contrata al director es la Opernstiftung, cuyo presidente es el senador de Cultura de Berlín, Klaus Lederer, del partido Die Linke. Su portavoz, Daniel Bartsch, reconoció que «nos tomamos esas acusaciones muy en serio, hemos pedido a la dirección averiguaciones y estamos esperando, aunque puede durar varias semanas».