El Auditorio, un continente en busca de contenido

POR S. GAVIÑAMADRID. Las reformas del Auditorio Nacional no van a ser tan sólo físicas sino también de organización. Algo que ya anunció el anterior director del Instituto Nacional de las Artes

Actualizado:

POR S. GAVIÑA. MADRID. Las reformas del Auditorio Nacional no van a ser tan sólo físicas sino también de organización. Algo que ya anunció el anterior director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas (Inaem), José Antonio Campos, cuando decidió relevar a la que fuera directora del Auditorio durante 18 años, Isabel Vázquez. «No queremos que sea un contenedor, un lugar donde sólo se alquilen espacios», afirmó entonces. Ahora, y tras una sucesión de cambios -Vázquez fue sustituida por Cristina Thomas, que se marchó cuando Marset fue nombrado nuevo director del Inaem y éste la sustituyó por Enrique Caracuel-, el Ministerio de Cultura parece haberse metido «con pico y pala» a redefinir su futuro. Para ello ha decidido crear una nueva figura, la del director artístico que será elegido antes de fin de mes por una Comisión Artística creada para tal fin por el director del Inaem, y que está integrada, entre otros, por Cristóbal Halffter, Tomás Marco, Luis de Pablo, Jorge Fernández Guerra (director del CDMC), José Luis Turina (director de la Jonde, con sede en el Auditorio), Josep Pons (director artístico de la OCNE), la cantaora Carmen Linares y el diseñador Alberto Corazón. Hasta el momento «se han celebrado dos reuniones y la próxima será a finales de noviembre», confirmó a ABC Marset. La función de esta Comisión, siguiendo la estela del «Código de buenas prácticas», será seleccionar un director artístico que presente un proyecto adecuado para el Auditorio Nacional, «que deberá ampliar la actividad y crear una programación propia».

Este proyecto artístico incluirá otros géneros, además de la música clásica, actividades pedagógicas y seminarios. La programación propia convivirá con las actividades de la OCNE y la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde). «Lo que existe se mantendrá», asegura Marset, negando así que se vayan a reducir el número de conciertos que se celebren en el Auditorio, según apuntan algunas voces. «Hay que definir más coherentemente los contenidos del Auditorio, y llevarlos a cabo con un poco más de coordinación, incluyendo otros tipos de programas, como la música española».