Centenares de personas rodean el cortejo fúnebre con los restos de la cantante Mercedes Sosa / EFE
Centenares de personas rodean el cortejo fúnebre con los restos de la cantante Mercedes Sosa / EFE

Argentina se deshace en lágrimas para despedir a Mercedes Sosa

CARMEN DE CARLOS | BUENOS AIRES
Actualizado:

Tres días de luto en Argentina. Tres ciudades para recibir sus cenizas: Buenos Aires, Mendoza y su Tucumán querido. Tres y las que haga falta. No importa el número de veces que se necesiten para despedir a Mercedes Sosa, para recordarla o para escuchar otro tema con los que la multitud la acompañe, como lo hacía hoy, hoy hacía su sepultura.

Miles de personas, «La Negra» y toda su humanidad, enfilaron rumbo al mediodía al crematorio del cementerio de la Chacarita. En este campo santo reposa el cuerpo sin manos de Juan Domingo Perón. Al general, con el que ella simpatizó en su juventud, se las cortaron dentro del ataúd. Nunca más se supo de ellas. A la cantante, aunque lo intenten, no le podrán quitar nada. Lo dio todo en vida. Pero para prevenir, dejó órdenes expresas de que la incineraran. Se están cumpliendo.

Cuando las horas y el fuego hayan convertido a Mercedes Sosa en polvo, sus cenizas se repartirán entre su lugar de nacimiento, Tucumán; Mendoza, la ciudad donde se fraguó como cantante y Buenos Aires porque, lo explico su sobrino, Coqui Sosa, «fue su habitat hasta el final». La capital de Argentina, la misma que la escuchaba como una diosa de voz indígena, fue la última escala de su vida antes de que su corazón dejara de latir, le fallaran los pulmones y el resto de sus órganos se dieran por muertos. Todo sucedió, de madrugada, como las noticias que no tienen remedio.

Famosos, políticos, compañeros de escenario, aprovechados, sinceros, gente de buena fe, folclóricos, rockeros y adoradores de su voz, la vieron, como era, por última vez esta mañana en el Salón de los Pasos Perdidos del Senado de la Nación. A estas horas, cuando la fumata la haya despedido, su espíritu volverá a recorrer su camino: Tucumán, Mendoza, Buenos Aires y el resto del mundo.-fin