Alejandro Sanz - ABC

Alejandro Sanz: «La política debería existir para hacernos la vida más fácil y no al revés»

El cantante publica «#ElDisco» (Universal Music, 2.019), undécimo trabajo de su carrera en el que incorpora estilos como el rap o la música urbana y que cuenta con las colaboraciones de Nicky Jam, Camila Cabello, René Pérez y Judit Neddermann

Actualizado:

Cuatros años han pasado desde que en 2015 Alejandro Sanz alumbrara «Sirope», su último trabajo de estudio. Desde entonces el artista español no ha dejado de dar forma a las canciones que componen #ElDisco, la esperada colección de nuevas composiciones que conforman un trabajo caleidoscópico, que nace desde el aprendizaje y el amor a la música y al que Sanz añade una sincera complicidad con las nuevas generaciones.

Hábleme del concepto del disco

El concepto es precisamente quitarle todas las etiquetas a la música y hacer música simplemente. Impregnarme de otras culturas, pero siempre llevando mi raíz flamenca. De hecho, ahora los cantes de ida y vuelta son más de ida y de vuelta que nunca, ... ahora hay mucha más relación entre lo que pasa en América y lo que pasa aquí. He querido ser muy honesto en lo que iba a hacer, sin ningún tipo de complejo, mezclando estilos, como he hecho casi siempre.

Ha incluido colaboraciones de lo más variado

Sí, por ejemplo la de Lola Astanova, una pianista rusa increíble. También está Judit Neddermann, que cantando me conmueve de una manera especial, hace música con el silencio. Una voz muy peculiar que además es un abrazo entre el catalán y el castellano, algo muy necesario en estos momentos. También colabora Nicky Jam, que rapea sobre «Back in the city», con esos samplers de Celia Cruz, a los que añade su alma boricua. René Residente es otro de los invitados de #ElDisco, una de las plumas más interesantes de la música urbana de siempre junto con Tego Calderón. Y finalmente Camila Cabello, que es una niña con un talento impresionante y una frescura que es maravilloso trabajar con ella.

El gran descubrimiento del disco es la cantautora catalana Judit Neddermann, con la que cantas «Este segundo» en castellano y en catalán... ¿La música une a los pueblos?

La música pone a cada uno en su sitio, la música pone a la política en su lugar. La política debería existir para hacernos la vida más fácil y no al revés, que es lo que está pasando ahora. «Este segundo» es un abrazo entre dos idiomas que, aunque alguna gente se empeñe en separar constantemente, creo que tienen muchos puntos en común, como por ejemplo, la emoción.

¿Qué nos ha preparado en esta gira?

Quiero hacer un espectáculo que la gente que vaya salga de allí queriendo volver. Estoy preparando una escenografía única y fantástica. Además he montado una banda mezclando músicos que llevan mucho tiempo ya conmigo con algunos que acaban de salir de Berklee, gente muy joven pero con gran talento. Y luego va a haber algunos invitados, aunque no tantos como en la gira de +Es+.

Viviendo en Miami, ¿sigue la actualidad del flamenco?

Hay una cantera de artistas tremenda, por supuesto en Jerez, y en toda Andalucía. Pero también hay una cantidad de artistas maravillosos en Cataluña, que desgraciadamente no conoce nadie. Lo que falta es hacer que la industria confíe un poco más en los artistas flamencos y que se siga grabando flamenco. Hay que dedicar una parte del presupuesto de las compañías a cuidar el flamenco y a que el flamenco no desaparezca, y en esa cruzada ando.

Usted fue descubridor de Niña Pastori junto a Paco Ortega, ha colaborado con Paco y Pepe de Lucía, Vicente Amigo... y hasta relanzó la carrera de la cantaora de María Vargas. ¿Tiene en mente algún proyecto vinculado con el flamenco a corto plazo?

De momento no, aunque el flamenco siempre va a tener en mí a un aliado. De hecho acabo de hacer una colaboración con el Capullo de Jerez en su nuevo disco. Y sí que me gustaría en algún momento hacer un disco de flamenco, pero ahora mismo lo próximo que quiero hacer es apoyar la carrera de Judit Neddermann también en castellano, porque hasta ahora ella sólo escribía en catalán.

Me gustaría antes de despedirnos que recordara la figura de Paco de Lucía, el ídolo de su vida.

Todo lo que diga sobre Paco se va a quedar corto. Paco fue la persona que me cambió la vida musicalmente, y una vez que le conocí, también personalmente. Me ayudó a entender el flamenco, que puede llegar a ser muy cruel cuando empiezas, porque llega a ser tan exigente y tan competitivo que si mentalmente no estás muy preparado te puede costar directamente el no llegar. Y Paco me enseñó muy bien cómo manejar la parte más psicológica del flamenco, que la tiene, y que es muy importante. Pero sobre todo a Paco se le echa de menos. En todos los aspectos. Yo le echo de menos en el sentido de que yo le podía llamar a cualquier hora, cualquier día... Siempre tenía la palabra correcta para cambiarte el chip de lo que estuvieras pensando. Y luego musicalmente, qué te puedo decir, es irremplazable.