Alejandro Sanz, durante su concierto en Madrid - Belén Díaz Alonso/EFE
«La Gira»

Alejandro Sanz conquista el Metropolitano

El cantante español ofrece un gran espectáculo en la presentación madrileña de su nuevo disco

MadridActualizado:

«Quiero hacer un espectáculo que la gente que vaya salga de allí queriendo volver. Estoy preparando una escenografía única y fantástica. Además he montado una banda mezclando músicos que llevan mucho tiempo ya conmigo con algunos que acaban de salir de Berklee, gente muy joven pero con gran talento. Y luego va a haber algunos invitados, aunque no tantos como en la gira de +Es+». Con esta declaración de intenciones Alejandro Sanz (Madrid, 1.968) nos contaba el pasado mes de abril la idea que tenía de esta gira de presentación de #ElDisco, su nuevo trabajo discográfico, bautizada sin más como #LaGira. Muchas eran las expectativas que había puesto en ella y a tenor de la respuesta de las 55.000 almas que abarrotaron el estadio Metropolitano a fé que se cumplieron.

Buena música, grandes dosis de emoción y una excepcional capacidad de transmisión fueron las notas predominantes de las casi dos horas y media de concierto que el artista de Moratalaz ofreció en el templo atlético, ostentando además el honor de ser el primer músico español en tocar en dicho recinto. Afincado en Miami desde hace unos años la música de Alejandro ha sabido reinventarse con inteligencia, mutando del pop romántico de sus inicios a un pop latino cada vez más internacional.

De negro riguroso Sanz daba comienzo a su recital pasadas las diez y veinte de la noche saludando con un escueto ¡Madrid! y atacando «Hoy que no estás», el clásico con el que inicia sus conciertos, seguido de «Azúcar en un bowl», que, con su característico riff funky a cargo de la bajista Brigitte Sosa, ya nos daba pistas de por dónde iría la noche musicalmente hablando.

Interesante también era ver cómo se desenvolvería la nueva banda que Sanz había conformado despues de su última gira y cómo encajaban las nuevas canciones en su repertorio habitual. Y el resultado, todo hay que decirlo, rayó a gran altura. Liderada por el estadounidense Michael Ciro y el español Alfonso Pérez, los directores musicales aportaron al espectáculo un sonido rotundo y lleno de matices, todo un reto en un gran recinto al aire libre, sobresaliendo especialmente en los temas de corte más pop. Mención aparte para la cantante Karina Pasian que secundó brillantemente a Sanz en «Looking for Paradise» y para la baterista dominicana Helen de la Rosa, que demostró un soberbio manejo del instrumento con varias apariciones de altura.

Camila Cabello, chirigotas y flamenco

Composiciones menos conocidas (Los lugares, La Peleíta, ...) fueron alternándose con los grandes éxitos de Sanz (Deja que te bese, Y, ¿si fuera ella?, Amiga mía,...), todas ellas envueltas en una escenografía cuidada hasta el último detalle, con un impactante juego de luces y pantallas que proyectaban en alta definición imágenes de todo lo que ocurría en el escenario, haciendo del montaje una de las grandes bazas del espectáculo. A lo que hay que añadir la emoción que imprimió Alejandro a cada interpretación y el carisma que trae de serie. Sabía que jugaba en casa y así lo hizo notar («Mi cicatriz en el alma se llama Madrid, pero es una cicatriz bonita, la de haber nacido, donde tuve mi primera respiración y donde vi los primeros rayos de sol, eso es Madrid»), recordando parte de sus vivencias madrileñas (los ochenteros «conciertos del Paseo de Camoens») y rematando con un «Madrid, yo quisiera ser tuya para siempre».

Aunque lo más esperado de la velada eran sin duda las colaboraciones que iban a compartir escenario con el artista madrileño. La primera de ellas la firmó Pablo Alborán, con una versión emocionante de «Yo no tengo nada». Sara Baras bailando por rumba un medley de «He sido, Alma, Regálame y Hoy llueve» y El Carpeta, con su baile racial en «Te canto un son» pusieron el acento flamenco de la noche. El momento familiar, que también lo hubo, fue para sus hijos, dedicando a Dylan «Capitán Tapón» y subiendo al escenario a Alexander, otro de sus vástagos, para que interpretara «Dame tu Corazón» al trombón.

Y tampoco faltó su llamada al compromiso social con la emisión de un vídeo de Greenpeace para unos océanos libres de plásticos. Dani Martín con un «Lo que fui es lo que soy» lleno de complicidad y la cubana Camila Cabello, venida expresamente allende de los mares para bordar «Mi persona favorita» dieron paso al momento más sentido de la noche, el recuerdo de Sanz a la chirigota gaditana Los Yesterday del recientemente desaparecido Juan Carlos Aragón con una emotiva interpretación a piano solo de «Yo sé que la gente piensa» (Soy/lo que tú quieras que sea/pero sinvergüenza no soy/cuando veo en esta puerca humanidad/tantos crímenes sin nombre/de sinvergüenza ni hablar/me da vergüenza de ser/un hombre).

Una versión de «Corazón Partío» con un Wanda en éxtasis puso el broche de oro a una noche que tendrá su punto y seguido el 21 de junio en Elche (Estado Martínez Valero) y el 6 de junio en Santiago de Compostela (Monte de Gozo), antes de comenzar la gira americana el próximo mes de agosto.