Alan Menken, en un hotel de Beverly Hills, el pasado día 5
Alan Menken, en un hotel de Beverly Hills, el pasado día 5 - REUTERS

Alan Menken: «Me considero un camaleón»

El compositor de los títulos míticos de Disney y ganador de ocho Oscar ha charlado con ABC días antes del estreno de la nueva versión de «La Bella y la Bestia»

LondresActualizado:

Cansado de hacer entrevistas, mirando insistentemente su móvil en una pequeña suite de un hotel céntrico de Londres, Alan Menken pone su mejor sonrisa. Sabe que se enfrenta a la promoción de un título muy especial para Disney: la versión de acción real de «La Bella y la Bestia», que se estrena este viernes, 25 años después del triunfo de la original. El teléfono del ganador de 8 premios Oscar, dos de ellos por este título en su versión animada, no deja de lanzar alertas de mensajes. A sus 67 años, Menken sigue reescribiendo sus propias obras.

¿De quién fue la idea de ampliar la partitura?

Me encanta que haya gente alrededor cuando se trata de tener ideas. Tim Rice [el letrista] y yo ya habíamos trabajado en una canción nueva que se llama «Days in the sun»; habíamos avanzado bastante, pero avanzamos mucho más cuando Bill Condon [el director] se incorporó al proceso. Las otras dos fueron «Evermore», la nueva canción de la Bestia, y «How does a moment last forever», del padre de Bella. Luego, cuando escribo, sí me gusta hacerlo sin que haya nadie en la habitación. Mi trabajo consiste únicamente en escribir la mejor canción posible.

Y también ha incorporado fragmentos descartados de letra en algunas canciones...

Sí. En «Gastón» y en «La Bella y la Bestia».

¿Por qué no se utilizaron en la película original?

En el caso de «La Bella y la Bestia» tuvimos que elegir. No podía entrar todo lo que había escrito Howard Ashman para la parte final de la canción. Había previsto finales alternativos y mágicamente han funcionado para el final de esta nueva película. En el caso de Gastón es que nos estábamos dirigiendo a un público de dibujos animados, y hablar de disparar a un animal en el hígado, por ejemplo, no parecía muy adecuado. Nos pasó también con algunas de las letras originales de «Aladdin».

Howard Ashman murió de sida antes de que se estrenara «La Bella y la Bestia». ¿Ha tenido en cuenta lo que él habría querido ante este nuevo trabajo?

En parte he tenido que desprenderme de lo que Howard y yo hicimos. Esta cinta es fruto de la colaboración con Bill Condon y Tim Rice, y lo último que quiero hacer es entumecerme creativamente. No hay nada sagrado en el trabajo original, pero a nivel práctico hay que reconocer lo que funcionó e intentar no dinamitarlo

¿Cómo reaccionó cuando le dijeron que debía volver sobre el trabajo que realizó en 1991?

Es algo ante lo que ya me he resignado. Mire, cuando acabé «La sirenita» dije: «Ya está, ya está hecho». Y luego quisieron un show para Broadway. Yo no iba a escribirlo, lo iba a hacer otro compositor, aunque al final dije que sí y lo hice. ¡Pero yo consideraba que la película estaba completa! ¡Como «La Bella y la Bestia» o «Aladdin»! Me he acostumbrado a trabajar con el estudio. Es su producto. Si me proponen hacer una adaptación, lo mejor que puedo hacer es pensar en la mejor manera de hacerlo, y en qué puedo aportar. Me encanta escribir nuevas canciones. ¡Y me encanta que me paguen por ello!

Emma Watson, en el papel de Bella, bailando con la Bestia
Emma Watson, en el papel de Bella, bailando con la Bestia - DISNEY

¿No temió por los intérpretes de sus canciones? Los protagonistas, Emma Watson y Dan Stevens, no son profesionales de la canción.

A ver, creo que esa sensación estuvo ahí durante cierto tiempo, porque Emma no tenía experiencia y estaba nerviosa. Pero desde el primer momento sentí que Emma Watson era, literalmente, la mejor opción para Bella. No había dudas. Independientemente de que pudiera cantar o no. Y yo soy alguien que cree que la gente, en general, puede cantar. Lo que tenía que hacer Emma era aprender las notas, aprender la técnica y luego dejar que Bella apareciese como personaje. Y lo hizo muy bien. Estuve en el plató durante el rodaje, pero di un paso atrás porque ella estaba nerviosa.

¿Qué le influyó musicalmente para «La Bella y la Bestia»?

¡Muchas cosas! Hay una gran influencia de la «chanson» francesa en el prólogo, una influencia muy clásica en «Bella», music-hall francés y Maurice Chevalier en «¡Qué festín!», etc...

¿Cuál diría entonces que es su estilo?

Me considero un camaleón. La música de «La pequeña tienda de los horrores» es muy diferente de la música de «La sirenita», que es distinta de «Pocahontas» o de «Hércules», que es góspel. Soy un niño de los sesenta, así que me gustan los Beatles, los Stones y Bob Dylan.

No escucha música contemporánea...

Me encanta Adele, por ejemplo. La música pop tiende a ser una comunicación de uno a uno. La gente se relaciona con los artistas del pop porque son modelos a seguir o dicen algo que les mueve por dentro. Pero yo ya soy mayor. Si Bob Dylan o Paul McCartney hicieran un álbum con sustancia... ¡eso sería lo que a mí me movería!

¿Cómo surgieron las primeras notas míticas de esta película?

Tengo una cinta de cassette grabada con Howard, trabajando durante horas. No recuerdo exactamente cómo surgieron las primeras notas, pero sé que trabajamos muy duramente. Pasamos por muchas ideas hasta que llegamos a.. [tararea un fragmento de «La Bella y la Bestia»]. Todo fue fruto de la colaboración.

Porque, en general, una canción empieza...

Las canciones son un encargo, son una idea. Son como escribir un ensayo o escribir un poema. O pintar un cuadro, o cocinar un plato. Tienes tus ingredientes, tu paleta de colores, tu vocabulario... ¡y lo aplicas! Tienes que encontrar la estructura. Lo primero que tienes que hacer es definir la canción.

¿Cómo ha cambiado su trabajo como compositor en los últimos 25 años?

Lo que ha cambiado es que soy más viejo. Y que antes escribía en el piano y ahora escribo en el piano midi, a través de un programa que se llama Digital Perform. Tengo un gran equipo. Demasiado grande, francamente. Y ahora he llegado a una edad en la que quiero hacer otras cosas, no solo escribir.

No nos resistimos a preguntarle qué opina de «La La Land»...

Creo que es una película dulce y encantadora. Es un homenaje a los viejos musicales y al viejo Hollywood, y creo que es deliciosa. Me anima mucho que al público le guste tanto. No sé cómo se va a reflejar eso en que otros musicales originales lleguen a la gran pantalla.