Abucheos y bravos en Hannover para el «Don Giovanni» de Calisto Bieito

BERLÍN. ABC
Actualizado:

El estreno del «Don Giovanni» de Mozart con puesta en escena del español Calixto Bieito fue acogido por el público que el jueves llenaba el teatro de la Ópera de Hannover con tantos bravos como abucheos. Precedido del escándalo que causó en Londres el pasado junio, los puristas de la ópera silbaron las licencias que se permite el director escénico español con la obra de Mozart.

Bieito sitúa a «Don Giovanni» en los arrabales de Barcelona, lo muestra como un ser tremendamente egoísta que antepone su felicidad a la del prójimo, como un individuo licencioso que pasa el día bebiendo latas de cerveza con sus amigos y no tiene reparos en orinar sobre un sofá. Este «Don Giovanni», según informa Efe, se decide a ir de bar en bar, esnifa cocaína, toma pastillas de éxtasis y al igual que sus amigos se acuesta con quien puede y en cuanto puede. Bieito sigue así la línea provocadora de Peter Sellars, que hace unos años ya firmó una heterodoxa versión de la ópera de Mozart situada en el Harlem neoyorquino y con la droga como nexo de unión.

Según declaró a la agencia Dpa uno de los asistentes al estreno, «la puesta en escena de Bieito va demasiado lejos. Eso no se puede hacer con Mozart». Por contra, otro espectador opinaba que «ya era hora de que se representara una ópera sin la pomposidad habitual» y recordó que «así es como debe ser la ópera, en ningún momento aburrida».

Sí hubo unánime aplauso para los cantantes, Garry Magee como Don Giovanni, Francesca Scaini como Doña Anna, y Oliver Zwarg como Leoporello.