El 52% de la música online se escucha en YouTube, la plataforma que menos paga a los autores

Así lo asegura un estudio de la IFPI, que también revela que el 89% de los internautas españoles escuchan música en streaming habitualmente

Actualizado:

La mayoría de los melómanos no suele escuchar música en CD o vinilo, como a muchos autores les gustaría. Y ahora sabemos que cuando la escuchan online, tampoco eligen la opción que más beneficia a los músicos. Lo revela un estudio de la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI) presentado este martes en Londres, según el cual el 52 % del tiempo usado para escuchar música a la carta se hace a través de servicios de videostreaming, como YouTube. Además de evidenciar la enorme importancia de lo visual en la industria actual, el documento señala que «todo este elevado consumo de música no reporta para la industria un adecuado retorno económico, como sí ocurre con otros servicios de audio streaming. Es el llamado Value Gap, la diferencia económica significante entre el consumo generado con la música en estos servicios de vídeo y los ingresos que son percibidos. IFPI señala una vez más este problema en el estudio, unos días después de la aprobación de la nueva directiva del copyright en el Parlamento Europeo y estima que la industria recibe anualmente por cada usuario de Spotify unos 20 dólares (más aún en el caso de Tidal, por ejemplo) mientras que desde YouTube ni siquiera se llega al dólar por usuario. En España, durante la primera mitad de 2018, todo ese consumo se tradujo en un escaso 16 % del total de los ingresos del streaming».

El «Music Consumer Insight Report 2018», un trabajo de investigación que con carácter anual analiza los hábitos del consumidor de música grabada a nivel mundial, se realizó entre abril y mayo de este año y contó con una muestra representativa de usuarios de internet de entre 16 y 64 años de los 18 países más importantes del mercado de la música grabada (Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, México, Países Bajos, Polonia, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Suecia). El estudio se llevó a cabo también en China e India, pero los resultados de estos dos países no están incluidos en las cifras globales.

En total, los 20 países del estudio representan en su conjunto el 91,3% de los ingresos de la industria en 2017. El estudio pone de manifiesto la importancia de la música grabada como componente esencial de nuestra vida diaria y cómo nos ha servido, de un tiempo a esta parte, para relacionarnos con las nuevas tecnologías. Las compañías discográficas han trabajado durante años para ofrecer innovación en el terreno digital y ofrecer su música en cualquier dispositivo conectado. Todo un reto de adaptación y desarrollo para permitir que ahora el usuario disfrute de una experiencia de escucha ilimitada en cuanto a movilidad y calidad sonora. Además, en la actualidad se encuentran disponibles más de 45 millones de canciones en todo tipo de servicios y plataformas digitales por el mundo. Ya sea desde un teléfono móvil hasta los nuevos altavoces inteligentes que están llegando al mercado, o incluso desde las redes sociales, el abanico de posibilidades de escucha que ofrece la música grabada es muy amplio y permite estar presente en nuestro día a día y al lado del usuario para que la pueda escuchar o hablar de ella en cualquier momento, esté donde esté y haga lo que haga.

España, a la cabeza

El 86 % de los usuarios de Internet en el mundo escuchen música a través de las distintas plataformas de streaming (audio y vídeo) disponibles, un hábito que en España sube hasta el 89 %. En esta línea ascendente, el uso del streaming exclusivamente de audio, de servicios como Spotify o Apple Music, alcanza el 61 por ciento (el 63% en el caso español).

Los usuarios que escuchan música en servicios de audio streaming alcanzan el 48% (el 28% lo hace con una suscripción de pago y el 20% con una suscripción gratuita). Estas cifras globales se alejan de la realidad en nuestro país, puesto que, en España, el porcentaje disminuye en el caso de las suscripciones de pago hasta el 16 % y suben en el caso de las gratuitas hasta el 29 %. No obstante, el estudio concluye que el 57 % de los usuarios entre 16 y 24 años mantienen una suscripción de pago con algún servicio de audio (dato que en España se sitúa en el 49 %). El tiempo que se dedica a escuchar música se sitúa en una media de 17,8 horas a la semana, unas 2,5 horas diarias, (algo menos en nuestro país, 16,9 y 2,4 horas respectivamente) y preferimos el teléfono móvil como dispositivo.

Un dato que llama poderosamente la atención, es que los españoles destacamos en el uso del smartphone para acceder a la música que nos gusta escuchar y estamos por encima de la media global y es el porcentaje más alto de Europa (el 79 % de los consumidores en España frente al 75 de media global, el 67 % de Reino Unido o el 66 % de Francia y Alemania). Si nos centramos en usuarios jóvenes, de entre 16 y 24 años, este dato se dispara en España hasta el 95 % (un 1 por ciento más que el dato global). Estos mismos usuarios jóvenes elegirían escuchar música a través de sus móviles si sólo pudieran elegir un dispositivo (el 58 %) y sería a través de un servicio de audio en streaming (el 50% en términos globales y bajaría al 47 % en el caso español) si solo tuvieran esa vía para acceder a contenidos musicales.

La piratería persiste

Otro dato importante que se extrae del informe es que la piratería continúa siendo un problema importante a escala global ya que el 38 % de los usuarios de Internet (España se eleva hasta el 47 %) acceden a contenidos no autorizados. En ocasiones el mal uso de la tecnología se viene en contra y ahora las amenazas provienen mayoritariamente del stream ripping, la técnica de descarga ilegal de las canciones que suenan en streaming. Hasta un 40 % de los usuarios españoles lo han practicado intentando evitar pagar por una suscripción a un servicio de streaming establecido.