La cantante Rozalén - Ángel de antonio

Rozalén: «El tema de Ylenia me parece un insulto para la gente que lleva currando tiempo en la música»

La cantante presenta hoy su segundo disco, «Quién me ha visto», mucho más irónico y crítico que su primer trabajo

Actualizado:

Natural, divertida, irónica y más madura. Así se presenta Rozalén«Quién me ha visto», el segundo álbum de su carrera. Canciones como «Ahora», «Vuelves», «La belleza» y «Mi fe» configuran la melodía de un disco en el que las letras son más críticas y los sentimientos, más maduros. Un recorrido de 12 canciones en el que el alma de Rozalén está más expuesta que nunca.

Producido por Ismael Guijarro, «Quién me ha visto» fortalece la imagen de Rozalén como una de las grandes relevaciones de la música española. Consiguiendo el Disco de Oro en 2014 con su primer trabajo «Con derecho a...», la artista albaceteña asegura haber trabajado mucho para no defraudar.

- Su primer disco tuvo un gran éxito, ¿qué expectativas tiene con «Quién me ha visto»?

Me encantaría que como mínimo fuera igual de bien que el primero pero nunca se sabe, lo único de lo que me tengo que preocupar es de currar mucho y si el curro es bueno y te dejas la piel va a haber un buen resultado.

- ¿Y hay miedo de no cumplir estas expectativas?

Siempre, lo tenía más antes. Ahora que el disco está hecho y que me encanta no tanto. Durante la composición lo pasé fatal porque había mucha presión por mi parte porque no quería defraudar. Había momentos de estrés «de no me sale, no me sale», pero salió.

- ¿Cómo es componer con presión? ¿Qué diferencia hay entre componer sin ser conocida y cuando eres famosa?

No es lo mismo. El primer disco eran canciones que compuse para mí, a modo de terapia, yo no sabía que me iba a dedicar a esto una temporada. Te dejas llevar y no te preocupas por lo que piense la peña. Ahora es como un trabajo, pero no hay que dejar de lado los sentimientos ni las creencias de una, porque sino no mola lo que haces. Me he esforzado por buscar inspiración y al final quien la busca, la encuentra.

- Hay temas más recurrentes, como el amor, ¿usted se ha sentido influída por ello o siempre trataa de hablar de experiencias personales?

En este segundo disco hay muy pocas canciones que hablan de amor porque está muy visto, es lo que más vende pero hay otras cosas en el mundo. Las que me han salido de amor me han salido de dentro, las otras me las he currado.

- ¿Qué diferencias hay con su primer disco?

Soy muy irónica, mucho más madura y he leído más, me he quitado la televisión. Además me he rodeado de gente que me ha puesto mucho las pilas y que tampoco me han permitido que haya una frase que dé grimita. Escucho el primer disco y hay frases que no me gustan.

- ¿Su cercanía con el público le ayudó a tener más éxito con su primer trabajo, «Con derecho a...»?

«No paran de decirme: 'qué bien, eres normal', y eso se agradece»

Mola que se acerquen. Me dicen que soy muy humilde y creo que lo soy, además de buena persona. Es brutal que la gente, por como te mueves en el escenario, por como hablas, por como compones, piensa como eres y te digan estas cosas. Si eso es lo que ven, genial. No paran de decirme: «qué bien, eres normal», y eso se agradece.

- ¿Se plantea hacer un disco con crowdfunding?

El primero lo saqué de manera independiente y luego reedité con Sony. Lo que hice fue pedir un préstamo a través de mi padre. Lo recuperé muy pronto y eso es bueno. Me parece cojonudo lo del crowdfunding.

- La cercanía que tiene con la gente es evidente. El videoclip de «Ahora» del segundo disco lo ha grabado en su pueblo, en «Letur», con su gente. ¿Esta cercanía le ha ayudado a tener más éxito a la hora de hacer publicidad?

Siempre ayuda. Yo soy lo que soy por los que tengo al lado, por la educación que he recibido. Ellos son los que más disfrutan con esto que me está pasando a mí. Voy al pueblo, a Albacete, y todo está moviéndose mucho. Ha sido el videoclip en el que mejor me lo he pasado. He querido mostrar así mi mundo, mi pueblo que es precioso y no lo conoce mucha gente.

- ¿Como reaccionó cuando se volvió famosa?

Noté mucha diferencia cuando firmé con Sony pero fue algo muy progresivo. Ahora ya sí hay ciertas ciudades en las que no puedo salir mucho. Murcia, Valencia, Albacete... Con una copa de por medio la gente se viene arriba.

- Debido a la crisis de las discográficas, ¿vive más de los conciertos o de los discos?

«Molaría mucho que desde las instituciones nos echaran un cable, los que nos ponen la zancadilla son ellos»

Todo suma. Yo soy carne de escenario, a mí me gustan los directos. Los discos son maravillosos porque nos hacen inmortales pero yo creo que donde convences a la peña es en directo. Hay que currárselo el triple, lo de la crisis ha hecho que nos pongamos las pilas. Si ya no se venden discos, cúrrate el diseño, los agradecimientos... Molaría mucho que desde las instituciones echaran un cable, que los que nos están poniendo la zancadilla son ellos. No saben el daño que hacen con el 21% de IVA cultural. Es lo que provoca que los artistas no podamos ahorrar, que se encarezca todo, que se fomente lo ilegal... pero si esta gente es así de estúpida y no lo sabe ver, pues qué se le va a hacer.

- ¿Qué propone para cambiar la situación?

«No puede ser que el porno tenga el 4% de IVA»

Que empiecen por bajar el IVA. No puede ser que el porno tenga el 4% y la cultura el 21%. Les interesa no hacernos pensar, pero podrían cortarse un pelo. Tiene que cambiar todo, o cambian ellos o que cambien a la peña, y que votemos a otra gente.

- ¿Ha cambiado mucho su vida?

Sí, mucho. No paro de currar.

- ¿Y qué opina de aquellos artistas que no trabajan tanto en el terreno musical pero que, sin embargo, las discográficas apuestan por ellos? El tema de Ylenia, por ejemplo.

«No tengo tele desde hace dos años. Lo que me interesa lo veo por internet»

Es una falta de respeto para la gente que lleva currando tiempo en la música, para toda la gente que ha estudiado durante muchos años una carrera de conservatorio y que están muertos de hambre y se tienen que pirar de este país. Me parece un insulto. Luego los programas con más audiencia son del rollo de «Mujeres, hombres y viceversa», ¿pero eso qué es? Así están todos, que se quieren poner plástico por todos lados. Nunca había visto tanto chico de gimnasio. No tengo tele desde hace dos años. Lo que me interesa lo veo por internet. «Salvados» y «El objetivo» me encantan. En mi disco hay una crítica a la cultura de nuestro país, la canción se llama «Los artistas».

- ¿Qué más temas abarca este disco?

«La foto del niño en la playa es algo que no se puede comentar. ¿En qué nos hemos convertido? Esto es Europa, es un sinsentido»

«Photocall» es una canción que habla de lo incómoda y ridícula que me siento posando. Me río y ya está. «Berlín», la canción de «Perdiendo el norte», habla de la emigración de la gente de mi generación. Nos exigen tener un montón de carreras pero luego no tenemos cabida aquí. «Somos» habla de lo contradictorios que somos y también me ha servido de terapia para mí porque he cogido las críticas malas que recibí al principio. Es una canción sobre eso y sobre alguna sorpresa que me he llevado con periodistas que le saben dar la vuelta a todo y que buscan el morbo y ya está. Hay titulares que te pueden arruinar la vida y he aprendido mucho de eso. Desde el bueno rollo lo digo. También hay canciones de amor como «La belleza» que dice muchas cosas importantes. Hay algunas más desenfadadas, cabareteras y un poco ambiguas que para bailar un rato están muy bien. La canción «Mi fe» trata sobre la pérdida de la humanidad, sobre el sentimiento de una persona al ver los telediarios que vemos. Lo que está pasando en las fronteras me hace plantearme qué están escribiendo los guionistas de este mundo. La foto del niño en la playa es algo que no se puede comentar. ¿En qué nos hemos convertido? Esto es Europa, es un sinsentido. Entristece para meses, para años.

- ¿Con las canciones de concienciación pretende llegar a un público nuevo, que no le ha seguido hasta ahora?

No lo sé, lo estoy intentando. Espero que el mensaje llegue a más gente, y que todo el mundo sepa que hay que ser más humano.