Jordi Llansamà, dueño de BCore, en la tienda de discos que acoge las oficinas del sello
Jordi Llansamà, dueño de BCore, en la tienda de discos que acoge las oficinas del sello - inés baucells

BCore celebra 25 años de independencia musical

El sello catalán sopla velas con actuaciones de Standstill, The New Raemon, No More Lies y Nueva Vulcano, entre otros

Actualizado:

Hace ahora veinticinco años, dos décadas y media de nada, Jordi Llansamà decidió invertir su sueldo como diseñador gráfico en algo que, por aquel entonces, era poco más que una locura: editar un disco sin tener la más mínima idea de cómo hacerlo. «No sabía lo que era un sello, pero era consumidor de discos y tenía dinero, porque ya trabajaba y vivía con mis padres», explica Llansamà sobre el nacimiento casi accidental de lo que ha acabado por convertirse en uno de los buques insignia del indie y respetado veterano de la independencia más comprometida.

Una discográfica esencial que picotea del punk, el hardcore, el pop, el folk y la canción de autor y que empezó a cobrar forma en 1990, cuando Llansamà descubrió a base de telefonazos que PDI, primer sello de El Último de la Fila, podía fabricar el primer disco que quería publicar, el «No Problem» de los barceloneses Corn Flakes. «Me acuerdo de cuando me llamaron para decir que ya tenían las copias: la excitación fue tremenda. Fue un disco que no estuvo nunca en tienda, pero se agotó enseguida. Incluso nos escribió Jello Biafra, de los Dead Kennedys, pidiendo una copia», recuerda el fundador y responsable de BCore.

Momento «plácido»

Nacía así un sello que, un cuarto de siglo después, ha servido de plataforma de lanzamiento para bandas como Aina, The Unfinished Sympathy, Standstill, Tokyo Sex Destruction, No More Lies,The New Raemon y que alcanza su 25 aniversario en lo que Llansamà define como «un momento plácido». «Ha dado la casualidad de que hay muchos grupos que sacan su tercer o cuarto disco, y generalmente un grupo no se empieza a instalar hasta el tercer disco. Son grupos que ya están hechos. El camino ya no hace subida, como mínimo es plano», relata.

Algunos de esos grupos son los que articularán un programa de festejos que, hasta al 27 de junio, desembarca en Barcelona con Nueva Vulcano,Anímic, Joan Colomo o unos Standstill en retirada como principales reclamos y el atractivo añadido de ver de nuevo sobre un escenario a XMilk,The Unfinished Sympathy o 24 Ideas, banda en la que el propio Llansamà tocó el bajo.

Un puñado de nombres propios que han ayudado a forjar la identidad de un sello creado con una amplitud de miras digna de elogio. «Nace de un fenómeno de fan. Al principio era yo haciéndolo todo, primero en casa, luego en la peluquería de mi madre», recuerda Llansamà desde la actual oficia del sello, unos bajos en el barrio de Gràcia que, además de los cuarteles generales, acogen también una tienda de discos.

Pasado y futuro

Por más que en algunas épocas BCore ha estado considerado el buque insignia del hardcore, en su catálogo conviven por igual desde el folk brumoso de Anímic y Maria Rodés al rescate de bandas de los ochenta como Los Canguros o Brighton 64. «Sí que hubo una época, cuando coincidieron Aina, Delorean y Tokyo Sex Destruction y tuvimos el escenario en Festimad (en 2004) que parecía que fuéramos a arrasar, pero entonces vino la crisis y todos tuvimos que volver a la manera original de trabajar. Una manera que, por otro lado, para nosotros ya era la habitual», explica.

Así, manteniéndose fiel a las razones que le llevaron a publicar discos en 1990 y organizar conciertos como los de Green Day o At The Drive-In, Llansamà cree que en realidad BCore tampoco ha cambiado tanto en todos estos años. «Bueno, ahora quizá hay más estrategia, porque somos una empresa, pero la idea sigue siendo la misma. Soy un consumidor compulsivo de música y de formato. Compro discos cada semana», apunta.