El montaje enfrenta a los personajes a la vida moderna
El montaje enfrenta a los personajes a la vida moderna - la fenice

El Liceu se transforma en hotel de lujo con «Così fan tutte»

Damiano Michieletto debuta en el Gran Teatre con este controvertido montaje

Actualizado:

El director de escena italiano Damiano Michieletto,uno de los actuales «enfants terribles» de la escena operística internacional, debuta en el Gran Teatre del Liceu con su controvertido montaje de «Così fan tutte», una de las obras maestras de Mozart.

Con libreto de Lorenzo Da Ponte, la obra posee algunas de las páginas teatrales más brillantes de toda la producción mozartiana, y ahora regresa al coliseo barcelonés completamente renovada, ya que Michieletto mete a los protagonistas en un hotel de lujo para enfrentarlos cara a cara con la vida moderna: «Antes de conocer bien la obra pensaba, equivocadamente, que era una simple comedia, pero en realidad es cruel y está llena de cinismo», afirma el «regista». «Todo comienza con una apuesta; en el montaje los cuatro jóvenes están de vacaciones en un hotel y este anonimato que da el hotel hace posible que las dinámicas funcionen. Don Alfonso es el director del albergue y Despina una camarera. Todo acaba en un final duro y cruel», comenta Michieletto.

El director musical del Liceu, Josep Pons,subirá al podio con esta obra fascinante: «Estamos ante un Mozart maduro», dice; «nunca se dice tanto con tan poco: dolor, rabia, cinismo, engaño, todo de una manera maravillosa. Es una ópera perfecta en los conjuntos complementada con arias complicadas para los solistas».

En este regreso del «Così», el Liceu ha preparado nueve funciones entre el 20 y el 30 de mayo con dos potentes repartos encabezados por Juliane Banse y Maite Alberola como Fiordiligi, Joel Prieto y David Alegret como Ferrando, Maite Beaumont y Gemma Coma-Alabert como Dorabella, Joan Martín-Royo y Borja Quiza como Guglielmo, Sabina Puértolas y Anna Tobella como Despina y Pietro Spagnoli y William Berger alternándose en el papel de Don Alfonso. Spagnoli describió al Don Alfonso de Michieletto básicamente como un amargado que no permite la felicidad de los demás: «Mi personaje es un alcohólico que al final termina abandonando a los chicos dejándolos destrozados». Para el tenor madrileño criado en Puerto Rico Joel Prieto, la ópera explica «cómo llegar a la edad adulta sin esperanzas».

El estreno, el miércoles 20 de mayo, coincide con el «Día sin música»que reivindica la bajada del IVA cultural, el director de comunicación del Liceu, Joan Corbera, apuntó que es imposible aplazar la «première», la cual responde a un contrato «cerrado hace 3 años y 7 meses. Anular la función nos representaba unas pérdidas inasumibles de 193.000 euros, pero, como ya se sabe, el Liceu está a favor de la reducción del IVA cultural».