Patti Smith recuerda a Lou Reed
Patti Smith recuerda a Lou Reed - reuters
música

Patti Smith «Lou Reed inyectó su poesía en la música con brutalidad y bondad»

El músico entra, de forma póstuma, en el Salón de la Fama del Rock de Cleveland, junto a Ringo Starr

Actualizado:

Cuando un músico accede en vida al Salón de la Fama del Rock and Roll, un reconocimiento a las figuras más influyentes del género, el nombramiento es una fiesta musical. Ocurrió este fin de semana en la sede de la institución, en Cleveland, en la orilla del lago Erie, con Ringo Starr. El único Beatle que no formaba parte del selecto club como solista recibió el homenaje y lo celebró cantando «With a Little Help From My Friends» con Paul McCartney, Stevie Wonder, los integrantes de Green Day, Dave Grohl (de Foo Fighters y exNirvana), Beck y Miley Cyrus, entre otros.

Si ese mismo reconocimiento es póstumo, como ocurrió con Lou Reed, se impone la emoción. Patti Smith, que dio un discurso en el homenaje, no pudo contener las lágrimas al recordar el día que murió uno de los rockeros más importantes de la historia de la música y su amigo de mil batallas, el 27 de octubre de 2013, víctima de un cáncer de hígado. A Smith le pilló en su casa en Rockaway Beach y tomó el metro en dirección a Manhattan para descubrir que toda la ciudad lloraba su muerte. «No solo era mi amigo, era el amigo de toda Nueva York», dijo.

Lou Reed ya entró en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1996, cuando la organización incluyó en sus filas a la Velvet Underground, la influyente banda que el rockero lideró en los años 60 y 70. Para Smith, la «consciencia» del músico «infiltró e iluminó nuestra voz cultural». Se le volvieron a caer las lágrimas cuando recitó algunos versos de «Perfect Day», una de las canciones más conocidas de Reed: «Such a perfect day. I’m glad I spent it with you. You made me forget myself. I though I was someone else. Someone good». «Tú eras bueno, Lou. Eres bueno», aseguró. La artista cerró su discurso dando gracias al homenajeado por «inyectar con brutalidad y bondad tu poesía en la música».

La distinción fue aceptada por la artista Laurie Anderson, que se casó con Lou Reed en 2008. «Lou entendía la belleza y entendía el dolor», dijo. «Sabía que las dos cosas se entremezclaban con frecuencia. Eso fue lo que le dio energía y le hizo vibrar». Anderson también se emocionó al recordar el momento de la muerte de Reed: «Cuando el amor de tu vida muere en tus brazos, cambias para siempre. Cuando Lou murió en mis brazos, vi cómo hacía tai chi con sus manos. Pude ver la alegría y la sorpresa en su cara en el momento que murió». Ni Smith ni Anderson subieron al escenario para interpretar una canción de Reed. Se lo dejaron a Karen O y Nick Zinner, de los Yeah Yeah Yeahs, que hicieron una versión de «Vicious»; y a Beck, que adaptó «Satellite of Love». Además de Starr y Reed, el Salón de la Fama del Rock acogió como nuevos miembros a la banda de punk rock Green Day, Joan Jett & the Blackhearts, el guitarrista Stevie Ray Vaughan, Bill Whiters y la Paul Butterfield Blues Band.