El pianista polaco Krystian Zimerman, en una imagen de archivo
El pianista polaco Krystian Zimerman, en una imagen de archivo - ABC

El pianista Krystian Zimerman actuará en China sólo si el público no usa el móvil

El artista polaco, que ofrecerá un recital en Shanghái el 27 de diciembre, busca garantizar que no se graba ni se le distrae

Actualizado:

El pianista polaco Krystian Zimerman actuará el 27 de diciembre en Shanghái sólo si los organizadores piden al público que entreguen su móvil a su llegada al concierto, para garantizar que no se graba ni se distrae al artista.

Según informa Efe, a quienes acudan al recital se les pedirá que entreguen sus móviles para que sean guardados en bolsas numeradas en la consigna y, aunque no será obligatorio, sí se impedirá su uso, explica el diario oficial «Shanghai Daily».

El pianista, de 58 años, tomó la decisión de imponer esta medida en sus conciertos tras un incidente sufrido en Essen (Alemania), en junio de 2013, cuando estaba siendo filmado por un aficionado desde el palco que había a sus espaldas, mientras tocaba las «Variaciones sobre un tema polaco» de su compatriota Karol Szymanowsk.

Aquel día, sin dejar de tocar, se dio la vuelta y dijo a quien le había interrumpido: «¿Podría usted dejar de hacer eso?», pero poco después tuvo que interrumpir la pieza, para regresar después a terminar el concierto y conseguir una gran ovación, aunque se negó a dar bises y a participar en una recepción que había programada.

Desde entonces esta condición es innegociable para Zimerman, que se convirtió en una estrella internacional en 1975, tras ganar el Concurso Internacional de Piano Fryderyk Chopin, con 18 años, y es considerado uno de los grandes pianistas de la actualidad, con fama de planificar pocos pero muy cuidados conciertos por temporada.

Antecedentes en Shanghái

En la última década, se han producido varios incidentes molestos para algunos músicos en Shanghái. En ocasiones el intérprete logró no reaccionar, como hizo el pianista austriaco Paul Badura-Skoda en 2005, cuando un joven en primera fila abría bolsas de plástico y pasaba con cierto ruido las hojas de una revista a un par de metros de él, mientras interpretaba la última sonata de Beethoven.

En 2006 la violinista alemana Anne-Sophie Mutter sí llegó a interrumpir su concierto en Shanghái, desconcentrada por las luces rojas de la cámara de un aficionado que la retrató mientras tocaba.