A subasta la viola Stradivarius «más perfecta» y más cara del mundo
Peter Schidlof, con la viola MacDonald

A subasta la viola Stradivarius «más perfecta» y más cara del mundo

Construida por Antonio Stradivarius en 1701, es una de las diez que se conservan. Se espera que el instrumento supere los 33 millones de euros (45 millones de dólares)

Actualizado:

Las casas de subastas Sotheby's e Ingles & Hayday han anunciado este miércoles que ofrecerán la viola MacDonald, considerada la mejor viola existente en el mundo y realizada por Antonio Stradivarius (1644-1737). Así, se subastará en una puja a sobre cerrado esta primavera y se espera que la pieza supere los 45 millones de dólares, 32,62 millones de euros, es decir, que prevén que supere el precio de venta de otros instrumentos.

Stradivarius está reconocido a nivel mundial como el creador más perfecto de instrumentos musicales y, de todos los que produjo, las violas son las de mayor rareza. En la actualidad existen en el mundo 600 instrumentos creados por el artesano italiano, de los que tan solo diez son violas. Por ello, se trata de un trofeo para un coleccionista y, en el caso de la viola Macdonald, fabricado en 17o1,es una de las dos únicas violas producidas durante su época dorada, entre 1700 y 1720, cuando fabricó los mejores instrumentos.

Conservacion impecable

La casa de subastas destaca que el estado de conservación, la belleza y la calidad musical de esta pieza es «sin igual». «Cada campo está definido por una obra maestra destacada que hace sombra no sólo dentro de su ámbito pero aún más allá. Los instrumentos de Stradivarius están en una categoría aparte en la cumbre de la artesanía humana y la viola 'Macdonald' figura incuestionable en la cima», ha manifestado el vicepresidente de Sotheby's, David Redden.

Por su parte, el director de Ingles & Hayday, Tim Ingles, ha añadido que todos coinciden en que la viola Macdonald es «la mejor viola de todas las que produjo Stradivarius». «Su estado de conservación es impecable. No ha salido una viola de Stradivarius al mercado en los últimos 50 años por lo que esto es verdaderamente una de esas oportunidades únicas en la vida», ha comentado. Mientras, el virtuoso de la viola David Aaron Carpenter ha manifestado en un vídeo de la casa de subastas que esta viola es «el mayor logro» en la fabricación de instrumentos.

Este violista tocará el instrumento en las sedes de Sotheby's en Nueva York y París. «Su estado de conservación es increíblemente bueno. Parece que hubieras hecho un pedido a Stradivarius y 300 años más tarde te lo ha entregado», ha apostillado el músico. La viola Macdonald fue comprada en 1964 por el propietario del sello discográfico Deutsche Grammophon, que cedió el uso a Schidlof para tocar con el Cuarteto Amadeus. «El proceso por el que pasó a ser propiedad posteriormente de Peter Shidlof no es del todo comprensible», ha explicado a The New York Times Tim Ingles, director of Ingles & Hayday. Ahora se ha vuelto a poner a la venta el instrumento tras el fallecimiento del músico en 1987. Eso sí con una revaloración extraordinaria del precio que se pagó hace cuatro décadas, que fue de 81.000 dólares.

Triplicar el último récord

Para Ingles, no se trata de una simple revaloración del precio por la inflación, que haría ascender el precio a 613.000 actuales. El baremo seguido es al parecer lo que supuso su precio de entonces: un récord respecto los instrumentos vendidos hasta el momento, triplicándolo. Ahora, se ha buscado el paralelismo con la última venta récord de un instrumento, que tuvo lugar en 2011, y que ascendió a 15,9 millones de dólares, que se pagaron por el violín Stradivarius «Lady Blunt» (esta pieza fue vendida por la Fundación de Música Nippon en junio de 2011 para destinar los 11,53 millones de euros obtenidos a los afectados por el terremoto y el tsunami que se produjo en Japón). Así el precio base estimado por la casa de subastas para la viola Macdonald asciende a 45 millones de dólares, casi 33 millones de euros.

Esta viola tiene una larga historia documentada y ha pasado por las manos de numerosos titulares. En 1829 fue comprada por Godfrey Bosville, el tercer barón Macdonald -de ahí su sobrenombre-. En la actualidad solo hay dos violas de Stradivarius que permanecen en manos privadas.

La otra viola de Stradivarius que se encuentra en manos privada se guarda en la Biblioteca del Congreso en Washington D.C. Se trata de la viola contralto «Tuscan» que fue realizada en 1690.