Quince «Diálogos» inéditos de Cecilia
Cecilia - ABC

Quince «Diálogos» inéditos de Cecilia

manuel de la fuente
Actualizado:

El 11 de octubre Evangelina Sobredo Galanes, Cecilia, habría cumplido sesenta y cinco años de edad, convertida en una gran señora de la canción española. Pero un terrible accidente de tráfico se la llevó el 2 de agosto de 1976. Atrás quedaban canciones maravillosas como «Nada de nada», «Un ramito de violetas», «Dama, dama»... Y también sus versiones de clásicos norteamericanos como «We shall overcome», «The boxer», «Puente sobre aguas turbulentas».

Aquellas canciones fueron recuperadas hace dos años en un disco en directo de la cantautora. Y el año pasado llegaba «Mi muñeca», que contenía cuatro piezas inéditas. Pues hay más, y las recupera Ramalama Music en un álbum que han llamado «Diálogos» con quince canciones inéditas hasta ahora.

Los temas fueron grabados en una grabadora casera y su «reconstrucción» ha sido difícil, y de ella se ha encargado Jesús Caramés, quien aporta su experiencia con estas canciones que reconoce como «difícil». «Las canciones –dice Caramés– «estaban en cintas caseras y han tenido que ser estudiadas y “recompuestas” para obtener quizá, esa canción que la autora buscaba en sus composiciones. Son relatos de la vida, del amor, del desamor, de la crítica social...».

Cuatro diálogos

Son por supuesto y como dice el título «Diálogos», divididos en «Diálogos con Valle» (Cecilia adoraba al escritor gallego), «Diálogos con la vida», «Diálogos con Dios» y «Diálogos con la sociedad».

«Son diálogos con la vida y con la música –continúa Caramés–, que es lo que Cecilia siempre hacía, dialogar. Ella dialogaba con sus instrumentos, con sus mascotas, con su perro Blacky, con sus canciones. Dialogaba mucho con sus composiciones. Solía hacerlo todo a la vez, componer letra y música, y para no olvidarlo lo grababa, y en las grabaciones se hablaba a ella misma fijando letras y notas,para así escribirlas y terminar de rematar una canción».

El trabajo de esta recuperación del trabajo de Cecilia ha llevado años y Jesús Caramés en algún momento pensó que sería imposible, eran «trozos, retales, una estrofa aquí, otra allá, en ocasiones separadas por años». Luego, un infinito trabajo de ordenador y por fin esta maravilla llamada «Diálogos», Cecilia en estado puro. Sensibilidad, originalidad, ternura... qué grande era.