India Martínez: «Nunca perderé mi esencia flamenca»
La artista cordobesa durante su entrevista con ABC - BELEN DIAZ

India Martínez: «Nunca perderé mi esencia flamenca»

La artista cordobesa acaba de sacar al mercado su nuevo disco, «Camino de la buena suerte», un trabajo que mezcla sonidos árabes, latinos y sin perder su sello

Actualizado:

Poca expresión en el rostro de India Martínez, quien en el escenario se crece y hace levantar al público con la avidez del viento y el fuego que se gesta en sus entrañas flamencas. Una llama, la misma que alumbra e ilustra esta vez su último disco: «Camino de la buena suerte», el quinto trabajo de estudio que tiene en el mercado y que salió a la venta el pasado martes.

«A mí siempre me gusta inspirarme en los elementos de la naturaleza, en este disco en concreto me fijo en el fuego. Es como si tomara prestada de la naturaleza esa llama que expresa la fuerza interior de cada persona», explica India alegando que, además, es una persona optimista que le gusta luchar por las cosas y seguir siempre mirando hacia delante.

Desde que su camino se abriera en Veo-Veo, programa que presentaba Teresa Rabalen los años 90, Martínez lo ha tenido muy claro: «Esa experiencia me dio ganas de seguir adelante y supe que a partir de ese momento lucharía por lo que me gustaba realmente: cantar». India consiguió su sueño en 2004, cuando lanzó el disco de «Azulejos de Lunares». Pero fue «Despertar», editado en 2009, el que le llevó a conseguir la nominación en los Grammy Latino del 2009. Ahora vuelve a repetir como gran favorita para ese mismo preciado galardón, un premio que se disputa nada más y nada menos que con Pablo Alborán y Andrés Cepeda, entre otros artistas. «Yo no sabía nada hasta que me llegó la noticia, me llevé una gran sorpresa. Yo creo que esta nominación es una recompensa para mí, por tantos esfuerzos y trabajo que hemos hecho fuera con los discos anteriores («Trece verdades» y «Otras Verdades»). Me siento muy satisfecha», explica.

Sus canciones hablan de amor y desamor. Ella, por su parte, confiesa que sus letras y composiciones se basan en experiencias propias tanto como en las ajenas. «Hay canciones más autobiográficas y otras que no hacen falta vivirlas para que sean tuyas. Puedes fijarte en experiencias de otras personas o intentar averiguar qué sentirías si te pasara a tí», expresa.

Nuevos sonidos

Su nuevo disco también tiene nuevos sonidos, en especial un guiño latino que viene inspirado por la gira que ha realizado por Latinoamérica, en particular por Venezuela, Colombia y México. «Este viaje ha significado mucho para mi, ha sido un aporte especial en mi carrera musical. También me ha abierto mucho más la mente y me ha dado la oportunidad de conocer lugares y personas nuevas. Definitivamente esta experiencia me ha abierto otro camino», dice.

La sorpresa en mayúsculas se la lleva la introducción de otros idiomas, como el francés. Un idioma al que se ha acercado gracias a su versión de «Aicha», un tema con una fuerte reminiscencia árabe y que está interpretada originariamente por artista franco-argelí Ched Khaled. «Es una canción donde la mujer dice que no se vende por lujos y joyas, sino que solo quiere tener el amor verdadero. Es un mensaje muy bonito», defiende.

Es joven, tan solo cuenta con 27 años y, aunque no sabe donde estará dentro de diez años, sí que está decidida a que su futuro sea la música. «Me voy marcando metas constantemente. Poco a poco voy consiguiendo cosas. He podido dar el salto a Latinoamérica, pero me gustaría seguir cantando en otros países y también en otros idiomas. También me interesaría volver un poco a mis orígenes y sacar un disco íntegramente en flamenco. Nunca perderé mi esencia», finaliza, ahora sí, con una sonrisa leve de ensoñación, la misma que seguro la ha llevado hasta donde está hoy, camino de la buena suerte.